Actualidad Médica

Exclusive breastfeeding and the effect on postpartum multiple sclerosis relapses

Hellwig K, Rockhoff M, Herbstritt S, Borisow N, Haghikia A, Elias-Hamp B, Menck S, Gold R, Langer-Gould A.
JAMA Neurology 2015 October 1;72(10):1132-8.

Las mujeres con EM presentan un riesgo elevado de sufrir un brote durante el postparto, no estando claro el efecto sobre este riesgo de la lactancia. Se recogen prospectivamente los datos de 201 mujeres embarazadas con EMRR desde el 1 de enero de 2008 hasta el 30 de junio de 2012, con al menos un año de seguimiento en el postparto, dentro del registro nacional alemán de EM y embarazo. Se compara el efecto de la lactancia materna exclusiva (sin suplementos habituales) durante al menos dos meses con la lactancia materna no exclusiva o lactancia artificial en el primer brote tras el parto, en un modelo ajustado por edad y por actividad de la enfermedad antes y durante el embarazo. De las 201 pacientes, 120 (59,7%) dieron lactancia exclusiva al menos dos meses. De las 81 restantes, 42 (20,9%) lactancia con suplementos y 39 (19,4%) solo artificial. De las pacientes que no dieron lactancia exclusiva 31 (38,3%) presentaron un brote, frente a 29 (24,2%) de las que sí la dieron (HR 1.80; IC 95% 1.09-2.99; p=0.02). El tiempo hasta el primer brote postparto tras la introducción de la alimentación suplementaria no presentó diferencias significativas entre los dos grupos (p=0.6). Este trabajo proporciona evidencias para apoyar a las pacientes con EM que deseen realizar lactancia materna exclusiva ya que esto no aumenta el riesgo de brote en el postparto.

Conversion from clinically isolated syndrome to multiple sclerosis: a large multicentre study

Kuhle J, Disanto G, Dobson R, et al.
Multiple Sclerosis 2015 July;21(8):1013-24.

Se analiza la capacidad de las distintas variables clínicas y bioquímicas para predecir la conversión de CIS a EM clínicamente definida en una amplia cohorte internacional. Treinta y tres centros proporcionaron muestras de 1.047 pacientes con CIS con al menos dos años de seguimiento. Se analizó la relación de la conversión a EM con la edad, el sexo, la presentación clínica, las lesiones hiperintensas en T2, las BOC, el índice de IgG y el recuento de células en el LCR; la 25-hidroxivitamina D3 y cotinina en suero, y los títulos de IgG contra el antígeno nuclear 1 del Epstein-Barr y contra el Citomegalovirus. El seguimiento medio fue de 4.31 años, y en este tiempo 623 CIS convirtieron a EM. En un análisis multivariable los predictores de la conversión fueron las BOC (HR=2.18, IC 95% 1.71-277, p<0.001), el número de lesiones en T2 (de dos a nueve lesiones frente a 0-1: HR=1.97, IC 95% 1.52-2.55, p<0.001; >9 lesiones frente a 0-1: HR=2.74, IC 95% 2.04-3.68, p<0.001), edad al primer episodio (HR aumentando inversamente por año=0.98, IC 95% 0.98-0.99, p<0.001). Los niveles bajos de vitamina D se relacionaron con la conversión a EM en el análisis simple, pero esta relación se atenuó en el análisis multivariable. Las BOC se asociaron a títulos mayores de Epstein-Barr. Se validan la carga lesional, las BOC y la edad al diagnóstico como los predictores independientes más fuertes de la conversión a EM. La vitamina D parece estar implicada, pero serian necesarios más estudios para analizar su papel.

Cognitive impairment in paediatric multiple sclerosis patients is not related to cortical lesions

Rocca MA, De Meo E, Amato MP, Copetti M, Moiola L, Ghezzi A, Veggiotti P, Capra R, Fiorino A, Pippolo L, Pera MC, Falini A, Comi G, Filippi M.
Multiple Sclerosis 2015 June;21(7):956-9.

Se incluyeron en este trabajo 41 pacientes con EM pediátrica, de los cuales trece (32%) presentaban déficit cognitivo. Los volúmenes de lesiones hiperintensas en T2 e hipointensas en T1 no se diferencian entre los pacientes con deterioro o sin él. El número de lesiones corticales, el volumen de lesiones corticales y el volumen de la sustancia gris tampoco mostraron diferencias. En cambio, el volumen de la sustancia blanca fue significativamente menor en los pacientes con deterioro cognitivo (p=0.01). Al revés que en los adultos, en los pacientes pediátricos con EM, las lesiones corticales no parecen contribuir al déficit cognitivo, que se produce por la afectación de la sustancia blanca.

Fatigue at time of CIS is an independent predictor of a subsequent diagnosis of multiple sclerosis

Runia TF, Jafari N, Siepman DA, Hintzen RQ.
Journal of Neurology, Neurosurgery and Psychiatry 2015 May;86(5):543-6.

Los autores analizan la prevalencia y gravedad de la fatiga en los pacientes con Síndrome Clínico Aislado (CIS), y su asociación con el diagnóstico de EM clínicamente definida (CDME). Se incluyen 127 pacientes de forma consecutiva en un estudio prospectivo de CIS. Basalmente se recogen datos clínicos, demográficos, de laboratorio y de RM, así como evaluación de la fatiga mediante la Krupp’s Fatigue Severity Scale (FSS). La fatiga se define como una puntuación mayor o igual que 5.0 en la FSS. Se compararon los índices de fatiga encontrados con 113 controles sanos y con la literatura en EM. La puntuación media de FSS en los pacientes con CIS fue de 4.3, similar a la encontrada en los pacientes con EM, y significativamente mayor que en los individuos sanos (p<0.001). La prevalencia de la fatiga en los pacientes CIS (46.5%) fue significativamente mayor que en los controles (p<0.001). Cincuenta y dos pacientes (40.9%) desarrollaron CDME durante el seguimiento. Se encontró asociación entre la presencia de fatiga y el diagnóstico de EM en un análisis univariable (HR 2.6; IC 95% 1.5-4.6) y en un análisis multivariable ajustado por edad, sexo, localización neuroanatómica del CIS, niveles de vitamina D, ansiedad, depresión, diseminación en espacio en RM y presencia de lesiones con captación de gadolinio (HR 4.5; IC 95% 1.9-10.6). Incluso en el estadio de CIS, la fatiga es un síntoma muy común en los pacientes con EM, sin relación con el tipo o la gravedad de los síntomas iniciales. Esta fatiga parece ser un predictor independiente del posterior diagnóstico de EM.

Multiple sclerosis and vitamin D during pregnancy and lactation

Jalkanen A, Kauko T, Turpeinen U, Hämäläinen E, Airas L.
Acta Neurologica Scandinavica 2015 January;131(1):64-7.

Tanto el embarazo como la concentración elevada de vitamina D parecen tener un efecto protector de los brotes sobre los pacientes de EM. Se determinan de forma seriada los niveles de 25-hidroxivitamina D3 en 15 pacientes con EMRR en las semanas 10-12, 26-28 y 35-37 de gestación, así como en los meses 1, 3 y 6 tras el parto. Se recogieron muestras similares de seis gestantes control. La prevalencia del déficit de vitamina D (<50 nmol/l) durante el embarazo fue alta (73%) en las pacientes con EM. En estas, los valores de vitamina durante el embarazo fueron significativamente mayores que en el postparto inicial. Al final del seguimiento, los niveles de vitamina D volvieron a los niveles observados al inicio del embarazo. En los controles sanos las alteraciones durante y después del embarazo fueron similares, pero los niveles de vitamina D fueron significativamente mayores en todos los puntos del seguimiento respecto a las pacientes (p=0.037). El déficit de vitamina D en el embarazo y la lactancia parece ser común en madres con EM, y debería ser tratado adecuadamente.

Relapses and disability accumulation in progressive multiple sclerosis

Paz Soldán MM, Novotna M, Abou Zeid N, Kale N, Tutuncu M, CrusanDJ, Atkinson EJ, Siva A, Keegan BM, Pirko I, Pittock SJ,Lucchinetti CF, Weinshenker BG, Rodriguez M, Kantarci OH.
Neurology 2015 January 6;84(1):81-8.

Se estudian pacientes con EMPP (n=322) y formas progresivas con inicio en brotes, tanto secundarias progresivas (n=421) como con brote único y progresión (n=112). Se analiza el efecto de los brotes en el tiempo para alcanzar una EDSS de 6 mediante un análisis de regresión multivariable de Cox (empleando como covariables sexo, edad a la progresión e inmunomodulación). Los brotes antes de la progresión (HR 1.63, IC 95% 1.34-1.98), después de la progresión (HR 1.37, IC 95% 1.11-1.70) el sexo femenino (HR 1.19, IC 95% 1.00-1.43) e inicio de la progresión pasados los 50 años (HR 1.47, IC 95% 1.21-1.78) se asociaron con un menor tiempo para alcanzar la EDSS de 6. Los brotes postprogresión aparecieron en un 29,5% de los pacientes con EMSP, en un 10,7% de las formas progresivas tras un brote único y en un 3,1% de las formas PP. La mayoría aparecen en los primeros cinco años tras el inicio de la progresión (91,6%) y/o antes de los 55 años (95,2%). El tratamiento inmunomodulador tras el inicio de la enfermedad parece alargar (HR 0.64, IC 95% 0.52-0.78) el tiempo hasta alcanzar la EDSS de 6 en los pacientes con formas de inicio en brotes que presentan recaídas. Los brotes pre y postprogresión aceleran el tiempo para alcanzar discapacidad grave en los pacientes con EM progresiva. Continuar el tratamiento inmunomodulador durante cinco años tras el inicio de la enfermedad o hasta los 55 años de edad puede ser razonable en pacientes con formas progresivas no primarias que aún presenten brotes.

Clinical and MRI characterization of MS patients with a pure and severe cognitive onset

Assouad R, Louapre C, Tourbah A, Papeix C, Galanaud D, Lubetzki C, Stankoff B.
Clinical Neurology and Neurosurgery 2014 August 20;126C:55-63.

Los síntomas cognitivos y de comportamiento son muy frecuentes en la EM, pero raramente constituyen el síntoma inicial y la manifestación predominante de la enfermedad. Aquí se pretende describir las características clínicas y radiológicas de la EM cognitiva, definida como aquellos pacientes con EM en los que los síntomas cognitivos son el inicio y los más importantes. Para ello se describen los datos de 18 sujetos con EM cognitiva. La pérdida de memoria y los cambios en el comportamiento fueron los síntomas iniciales, permaneciendo y evolucionando a déficit cognitivo grave durante el curso de la enfermedad. El síntoma asociado más frecuente fue depresión, risa o llanto inapropiados, incontinencia urinaria y trastorno de la marcha. Las alteraciones motoras, sensitivas o cerebelosas fueron poco frecuentes. Durante el curso de la enfermedad aparecieron brotes en el 61% de los casos. La RM cerebral mostraba múltiples lesiones periventriculares extensas y confluentes en la mitad de los casos, y atrofia severa medida como aumento de la anchura del tercer ventrículo comparada con controles sanos. Las lesiones con captación de gadolinio fueron frecuentes (72%). La media de retraso en el diagnóstico desde el inicio de la enfermedad fue de dos años. El déficit de memoria verbal se asoció con cifras mayores de EDSS. Los pacientes con EM cognitiva representan un reto diagnóstico, que debe ser individualizado para un manejo precoz.

Natalizumab use during the third trimester of pregnancy

Haghikia A, Langer-Gould A, Rellensmann G, Schneider H, TenenbaumT, Elias-Hamp B, Menck S, Zimmermann J, Herbstritt S, MarziniakM, Kümpfel T, Meinl I, Plavina T, Gold R, Hellwig K.
JAMA Neurology 2014 July 1;71(7):891-5.

Los datos sobre la exposición a natalizumab en el tercer trimestre de embarazo son escasos. En esta serie de casos de 12 pacientes (13 embarazos) con una EM muy activa que recibieron natalizumab en el tercer trimestre, se recogen los efectos clínicos y de laboratorio sobre el neonato. Se observaron alteraciones hematológicas leves a moderadas en 10 de los 13 casos, incluyendo trombocitopenia y anemia. En un subgrupo de cinco madres se analizaron los niveles de natalizumab en la sangre del cordón umbilical, estando presente en todos los casos. Natalizumab se presenta como una opción terapéutica en pacientes con EM muy activa durante el embarazo. Se recomienda la presencia de un pediatra en el parto para evaluar las posibles complicaciones de anemia o trombocitopenia en los neonatos expuestos.

Does pregnancy alter the long-term course of multiple sclerosis?

Karp I, Manganas A, Sylvestre MP, Ho A, Roger E, Duquette P.
Annals of Epidemiology 2014 July;24(7):504-8.e2.

Este trabajo pretende analizar el impacto del embarazo en la tasa de brotes, la progresión de la discapacidad y la transición a fase progresiva secundaria en las pacientes con EMRR. Se analizan de forma retrospectiva dos cohortes de mujeres con EM, las que han estado embarazadas (n=254) y las que no (n=423). Se obtuvieron datos demográficos, de estilo de vida y características clínicas. Se realizaron análisis estadísticos para estimar las tasas de asociación con el embarazo a lo largo del tiempo, controlando los factores de confusión. En la cohorte con embarazo y en la que no, respectivamente, se recogieron 300 y 787 brotes, 15 y 27 evoluciones a EMSP y 11 y 34 progresiones a discapacidad irreversible. El embarazo probablemente mejora el curso a corto plazo de la EMRR en términos de tasa de brotes y progresión a discapacidad irreversible. A largo plazo, aparentemente no tiene impacto en estos factores, pero puede, de hecho, acelerar la tasa de transición a EMSP.

Factors associated with recovery from acute optic neuritis in patients with multiple sclerosis

Malik MT, Healy BC, Benson LA, Kivisakk P, Musallam A, Weiner HL, Chitnis T.
Neurology 2014 June 17;82(24):2173-9.

El objetivo es identificar las características clínicas y demográficas asociadas con la gravedad y la recuperación de los episodios de neuritis óptica en los pacientes con EM. Se identificaron retrospectivamente de la base de datos 253 pacientes adultos y 38 pediátricos cuyo primer síntoma fue una neuritis óptica aguda. Se registró la pérdida de agudeza visual (ataque leve ≤20/40, moderado 20/50 a 20/190, grave ≥20/200) y la recuperación al año (completa ≤20/20, aceptable 20/40 y mala ≥20/50), recogiendo las características clínicas y demográficas. Para otro grupo de pacientes existían muestras de sangre disponibles dentro de los seis meses tras la neuritis, analizando en ellas el impacto de los niveles de vitamina D en la gravedad y la recuperación tras el ataque. Los pacientes con ataques graves (OR ajustada=5.24, p<0.001) y los varones (OR ajustada =2.28, p=0.03) tenían peor recupe-ración. La severidad de la neuritis fue similar en los pacientes adultos y los pediátricos, pero la recuperación fue significativamente mejor en estos últimos en el análisis general (p=0.041) y al ajustar por sexos (p=0.029). Los niveles de vitamina D (ajustados por estación) se asociaron de forma significativa con la gravedad de la neuritis (para 10 U de aumento de vitamina D, OR=0.47; IC 95% 0.32-0.68; p<0.001). El nivel de vitamina D no se asociaba con la recuperación tras el ataque en el análisis general (p=0.98) y tras ajustar por la gravedad del ataque (p=0.10). Los niveles de vitamina D afectan a la gravedad de la neuritis óptica, mientras que la edad más joven, la gravedad del ataque y el sexo masculino afectan a la recuperación.

Physical activity and associated levels of disability and quality of life in people with multiple sclerosis: a large international survey

Marck CH, Hadgkiss EJ, Weiland TJ, van der Meer DM, Pereira NG, Jelinek GA.
BMC Neurology 2014 July 12;14:143.

Numerosos estudios han demostrado un efecto positivo de la actividad física sobre la discapacidad, la calidad de vida relacionada con la salud y otros parámetros en los pacientes con EM. La mayoría de estos estudios solo incluyen pacientes con discapacidad leve, por lo que es difícil hacer extensivo este beneficio a aquellos con discapacidad moderada o grave. Aquí se analiza la asociación entre el ejercicio físico, la calidad de vida asociada a la salud (HRQOL), la tasa de brotes, la discapacidad y las variables demográficas en pacientes con EM con diversos grados de discapacidad. Se reclutaron 2.232 pacientes con EM en una encuesta internacional realizada a través de una plataforma online. Aquellos pacientes jóvenes (p<0.001), varones (p=0.006) y con un índice de masa corporal menor (p<0.001) realizaban más actividad física, lo que se asociaba con una menor discapacidad (p<0.001) y mayores resultados en HRQOL (p<0.001). En el subgrupo de pacientes con EMRR, la actividad física se relacionaba con una menor tasa de brotes (p=0.009). En un análisis de regresión, una actividad física mayor predijo mejorías clínicamente significativas en HRQOL tras controlar por nivel de discapacidad, edad y género. En los pacientes con EM, sin importar el nivel de discapacidad, un aumento de la actividad física se correlaciona con una mejor HRQOL en términos de energía, función social y salud física y mental.

Predictors and dynamics of postpartum relapses in women with multiple sclerosis

Hughes SE, Spelman T, Gray OM, Boz C, Trojano M, Lugaresi A, Izquierdo G, Duquette P, Girard M, Grand’maison F, Grammond P, Oreja-Guevara C, Hupperts R, Bergamaschi R, Giuliani G, Lechner-Scott J, Barnett M, Edite Rio M, van Pesch V, Amato MP, Iuliano G, Slee M, Verheul F, Cristiano E, Fernández-Bolaños R, Poehlau D, Saladino ML, Deri N, Cabrera-Gomez J, Vella N, Herbert J, Skromne E, Savino A, Shaw C, Moore F, Vucic S, Petkovska-Boskova T, McDonnell G, Hawkins S, Kee F, Butzkueven H; MSBase study group.
Multiple Sclerosis 2014 May;20(6):739-46.

Este estudio pretende reevaluar el efecto del embarazo en los brotes de EM empleando los datos de la MSBase Registry para evaluar los predictores de los brotes en el postparto. Se realiza un estudio observacional caso-control, incluyendo los embarazos ocurridos tras el diagnóstico de EM. Se comparan la tasa anualizada de brotes y la EDSS media en los 24 meses antes de la concepción, en el embarazo y en los 24 meses tras el parto. El estudio incluyó 893 embarazos en 674 mujeres con EM. La tasa anualizada de brotes pre-embarazo fue de 0.32, cayendo a 0.13 en el tercer trimestre y aumentando a 0.61 en los primeros tres meses tras el parto. La EDSS media no cambia en los tres periodos. Al realizar un análisis multivariable, una baja tasa de brotes preconcepción y el uso de un tratamiento modificador de la enfermedad eran protectores independientes contra la aparición de brotes en el postparto.

Onset of secondary progressive phase and long-term evolution of multiple sclerosis

Scalfari A, Neuhaus A, Daumer M, Muraro PA, Ebers GC.
Journal of Neurology, Neurosurgery and Psychiatry 2014 January;85(1):67-75.

Se investigan los factores que influyen en la tasa de conversión a EM secundaria progresiva y su evolución posterior. En 806 pacientes con EMRR de inicio se analiza el efecto de las características clínicas y demográficas basales sobre la probabilidad y el tiempo de evolución a EMSP, y el tiempo hasta estar limitado en cama (EDSS 8) desde el inicio de la enfermedad. El riesgo de empezar la fase progresiva aumenta de forma proporcional con la duración de la enfermedad (OR=1.07 para cada año adicional, p<0.001). Un tiempo menor para evolucionar a SP se asocia a una mayor discapacidad más precozmente, incluso cuando los pacientes se agrupan por número de brotes previos a la discapacidad. El sexo masculino (HR = 1.41, p<0.001), una mayor edad al inicio: edad ≤20 y 21-30 años respecto a >30 (HR=0.52, p<0.001 y HR 0.65, p<0.001 respectivamente) y una tasa inicial de brotes elevada: 1-2 brotes frente a ≥3 (HR=0.63, p<0.001 y 0.75, p=0.04 respectivamente) predicen de forma significativa un mayor riesgo de EMSP y un menor tiempo de latencia hasta la progresión. El tiempo hasta la EDSS 8 desde el inicio de la progresión fue significativamente menor en aquellos con una mayor tasa de brotes inicial (≥3 brotes) y en los que tenían síntomas cerebelosos y de tronco. El inicio de la fase SP es el principal determinante del pronóstico a largo plazo, y su prevención el objetivo fundamental del tratamiento. Las características basales como edad al inicio y elevada tasa de brotes inicial pueden emplearse para seleccionar grupos con alto riesgo de desarrollar discapacidad importante, al iniciar una fase progresiva más precozmente.

Evaluating the effects of amantadin, modafinil and acetyl-L-carnitine on fatigue in multiple sclerosis-result of a pilot randomized, blind study

Ledinek AH, Sajko MC, Rot U.
Clinical Neurology and Neurosurgery 2013 December;115Suppl1:S86-9.

La fatiga afecta a más del 60% de los pacientes con EM, y es uno de los síntomas más problemáticos de la enfermedad. Actualmente las opciones de tratamiento incluyen amantadina, modafinilo y acetil L-carnitina. En este estudio se compara la eficacia de estos fármacos frente a placebo en pacientes con EM. Se incluyeron sesenta pacientes con EM y fatiga, con discapacidad en la escala EDSS menor o igual a 5.5. Se asignaron para recibir durante un mes amantadina 200 mg, carnitina 2 g, modafinilo 200 mg o placebo. La eficacia se evaluó mediante la escala modificada de impacto de la fatiga (MFIS). De los pacientes incluidos, 39 eran mujeres, la edad media fue de 38 ± 6.7 años, y la duración de la enfermedad de 6.6 ± 1.2 años. En el grupo que recibió amantadina, la puntuación en la MFIS al mes fue significativamente menor (diferencia media = 17.3, p=0.001). También se encontró tendencia a menores puntuaciones en MFIS en el grupo de L-carnitina, pero sin significación estadística (diferencia media = 12.4, p=0.05). Este estudio concluye que el tratamiento con amantadina durante un mes mejora significativamente la fatiga evaluada mediante MFIS en los pacientes con EM, no siendo así con modafinilo o L-carnitina.

The prevalence of pain in multiple sclerosis: a multicenter cross-sectional study

Solaro C, Brichetto G, Amato MP, Cocco E, Colombo B, D'Aleo G, Gasperini C, Ghezzi A, Martinelli V, Milanese C, Patti F, Trojano M, Verdun E, Mancardi GL.
Neurology 2004 September; 14; 63 (5): 919-921.

En este estudio multicéntrico se recoge la incidencia de distintos tipos de dolor en los pacientes de esclerosis múltiple. Un 18,1% presenta dolor disestésico, el 16,4% presenta dolor de espalda, espasmos dolorosos el 11%, Lhermitte el 9% y neuralgia del trigémino el 2%. Pone de relevancia la importancia de este síntoma en estos pacientes, ya que presenta una prevalencia muy elevada.

A prospective study of conditions associated with multiple sclerosis in a cohort of 658 consecutive outpatients attending a multiple sclerosis clinic

Edwards LJ, Constantinescu CS.
Multiple Sclerosis 2004 October; 10 (5): 575-581.

En este artículo se comenta un estudio prospectivo en pacientes de esclerosis múltiple (EM) atendidos en consulta externa durante un año. En él se revisa qué otras patologías presentan estos pacientes, comparando la frecuencia con la de la población general. Se encuentran tasas significativamente mayores de enfermedades relacionadas con una alteración de la inmunidad mediada por células T (asma, diabetes tipo I, anemia perniciosa, etc.).

Fatigue and regulation of the hypothalamo-pituitary- adrenal axis in multiple sclerosis

Gottschalk M, Kumpfel T, Flachenecker P, Uhr M, Trenkwalder C, Holsboer F, Weber F.
Archives of Neurology 2005 February; 62 (2): 277-280.

Tras cuantificar con varias escalas la presencia de fatiga en una serie de pacientes con esclerosis múltiple sin tratamiento, se correlaciona esto con la actividad del eje hipotálamo-hipófisis-adrenal. Se encuentra en los pacientes que presentan fatiga un nivel mayor de ACTH que en el resto, lo que los autores relacionan con la acción de las citoquinas proinflamatorias en los pacientes.

Long-term exercise improves functional impairment but not quality of life in multiple sclerosis

Romberg A, Virtanen A, Ruutiainen J.
Journal of Neurology 2005 March; 16: 839-845

Los autores realizan un estudio prospectivo en el que compara el efecto de realizar ejercicio de forma continuada durante seis meses con no realizarlo, en pacientes de esclerosis múltiple. Encuentran una mejoría significativa en el Múltiple Sclerosis Funcional Composite (MSFC) entre los dos grupos, aunque no en los otros parámetros (EDSS, MSQOL-54, etc.).

Neuropsychiatric symptoms in patients with multiple sclerosis

Figved N, Klevan G, Myhr KM, Glad S, Nyland H, Larsen JP, Harboe E, Omdal R, Aarsland D.
Acta Psychiatrica Scandinavica 2005 December; 112 (6): 463-468.

Los autores realizan un estudio descriptivo sobre los síntomas psiquiátricos en los pacientes de esclerosis múltiple y su correlación con la discapacidad neurológica. Se recogen los síntomas psiquiátricos de 86 pacientes mediante el “Neuropsychiatric Inventory” (NPI), empleando como controles un grupo de pacientes con Lupus Eritematoso Sistémico. Encuentran que el 80% presenta al menos un síntoma psiquiátrico. El síntoma más frecuente fue la depresión, presente en el 59% de los pacientes. El 48% presentaba trastornos del sueño, el 42% irritabilidad y labilidad emocional y apatía el 31%. La depresión se asociaba de forma significativa con mayor puntuación en las escalas de discapacidad, pero el resto de los trastornos aparecían de forma independiente, constituyendo un síntoma más de la enfermedad.

Fatigue in multiple sclerosis: an example of cytokine mediated sickness behaviour?

Heesen C, Nawrath L, Reich C, Bauer N, Schulz KH, Gold SM.
Journal of Neurology, Neurosurgery and Psychiatry 2006 January; 77: 34-39.

La fatiga es un síntoma muy importante en los pacientes de esclerosis múltiple, aunque su causa aún no es bien conocida. Este estudio analiza los perfiles de citokinas en pacientes de esclerosis múltiple que no presentan fatiga, y en otros con fatiga severa, determinada mediante la Fatigue Severity Scale (FSS). Encuentra diferencias significativas, presentando los pacientes con fatiga niveles superiores de citokinas proinflamatorias. Estos datos podrían acercarnos un poco a comprender el origen de la fatiga en nuestros pacientes.

Cognition in the early stage of multiple sclerosis

Schulz D, Kopp B, Kunkel A, Faiss JH.
Journal of Neurology 2006 April 11 (online).

Los problemas cognitivos pueden contribuir a limitar las actividades diarias de los pacientes con esclerosis múltiple. En este artículo se presenta un estudio en el que se evalúan los problemas cognitivos presentes en pacientes al inicio de la enfermedad. Se evalúan neuropsicológicamente 21 pacientes de esclerosis múltiple que habían presentado su primer síntoma menos de dos años antes, comparándolos con 22 sujetos sanos. Los pacientes presentan disminución en casi todas las áreas evaluadas, excepto en memoria verbal a corto plazo. No presentaban tasas clínicamente significativas de depresión. Según estos hallazgos, los pacientes con esclerosis múltiple presentan cierto déficit cognitivo incluso en estadios iniciales de la enfermedad.

Clinical characteristics and long term prognosis in early onset multiple sclerosis

Deryck O, Ketelaer P, Dubois B.
Journal of Neurology 2006 June; 253 (6): 720-723.

Se trata de un estudio retrospectivo con un seguimiento medio de 28,7 años de pacientes con esclerosis múltiple de inicio precoz, mayor de lo habitual en estudios previos sobre este tema. Confirma la presencia de características clínicas específicas en estos pacientes, como un curso inicial fundamentalmente recurrente-remitente, y una presentación con síntomas de tronco-cerebelosos mas frecuente (28,6%) así como piramidal (18,4%) y neuritis óptica (14,3%). A pesar de eso, después de un largo periodo de seguimiento, el curso general de la enfermedad y el pronóstico son similares a los de la esclerosis múltiple de inicio en adultos. Por tanto, el inicio de la esclerosis múltiple en la edad juvenil no implica un mejor pronóstico de la enfermedad.

The prognostic value of initial relapses on the evolution of disability in patients with relapsing-remitting multiple sclerosis

Binquet C, Quantin C, Le Teuff G, Pagliano JF, Abrahamowicz M, Moreau T
Neuroepidemiology 2006 July; 27 (1): 45-54.

Se estudió la evolución de una cohorte de 288 pacientes diagnosticados de esclerosis múltiple recurrente-remitente desde 1990 hasta 2003. Se analizó la relación entre el número de brotes en los primeros dos años y el intervalo entre los dos primeros brotes con la evolución de la discapacidad en estos pacientes (EDSS >3). Según los datos analizados en este estudio, el intervalo entre los dos primeros brotes no tiene influencia en la evolución de la discapacidad. En cambio, la edad al inicio de la enfermedad y el número de brotes en los primeros dos años son claros predictores de la evolución de la enfermedad.

The risk of relapses in multiple sclerosis during systemic infections

Correale J, Fiol M, Gilm4re W.
Neurology 2006 August 22; 67 (4): 652-659.

Este estudio prospectivo sobre 60 pacientes con esclerosis múltiple analiza el riesgo de presentar un brote de su enfermedad durante una infección sistémica. Se realizan estudios de RMN y se extrae analítica de sangre para valorar la situación inmunológica de los pacientes en el momento agudo de la infección, antes y tras recuperarse. Además, se contabilizan los brotes aparecidos. Existe una relación significativa entre la aparición de infecciones sistémicas y el riesgo de presentar un brote, así como con el aumento de actividad inflamatoria en RMN y la activación de células T.

Relationship between stress and relapse in multiple sclerosis: Part I: Important features. Part II. Direct and indirect relationships

Brown RF, Tennant CC, Sharrock M, Hodgkinson S, Dunn SM, Pollard JD
Multiple Sclerosis 2006 August; 12 (4): 465-475.

Se realiza este estudio prospectivo a dos años para analizar qué factores pueden estar implicados en la aparición de un brote en pacientes con esclerosis múltiple recurrente-remitente. Se incluyen en el análisis problemas de la vida diaria, relacionados con la enfermedad, factores demográficos, psicosociales y relacionados con el estilo de vida de los pacientes. No se encuentra relación entre la aparición de brotes y los factores demográficos, psicosociales ni de estilo de vida. Tampoco con la enfermedad ni con las circunstancias crónicas de estrés. Sí encuentran una relación significativa con las circunstancias que producen estrés de forma aguda, sin que esta relación dependa de la intensidad de estas circunstancias sino del número de ellas que aparezcan en la vida del paciente.

Fertility in patients with multiple sclerosis: current knowledge and future perspectives

Cavalla P, Rovei V, Masera S, Vercellino M, Massobrio M, Mutani R, Revelli A.
Neurological Sciences 2006 September; 27 (4): 231-239.

Se trata de una revisión sobre los factores que pueden influenciar en la fertilidad de los pacientes de esclerosis múltiple, tanto debido a problemas endocrinos o a trastornos sexuales como secundarios a los tratamientos recibidos. Se analizan además las posibilidades terapéuticas en estos pacientes, hormonales, de reproducción asistida, y métodos para preservar la fertilidad en pacientes que van a recibir tratamientos citotóxicos.

Cognitive slowing in multiple sclerosis is strongly associated with brain volume reduction

Lazeron RH, de Sonneville LM, Scheltens P, Polman CH, Barkhof F.
Multiple Sclerosis 2006 December; 12 (6): 760-768.

Se investiga la influencia de la evolución de la enfermedad, medida mediante carga lesional y reducción de volumen cerebral en RMN con la función cognitiva, especialmente en cuanto a velocidad de procesamiento, en los pacientes de EM. Se encuentra relación entre la afectación de la mayoría de las áreas cognitivas evaluadas con la reducción del volumen cerebral, siendo esta correlación menor en cuanto a la carga lesional, lo que confirma la importancia de la afectación cerebral más allá de las lesiones focales en la EM.

Anxiety disorders and their clinical correlates in multiple sclerosis patients

Korostil M, Feinstein A.
Multiple Sclerosis 2007 January; 13 (1): 67-72.

El objetivo de este estudio es establecer la prevalencia y la implicación clínica de los trastornos por ansiedad en los pacientes con esclerosis múltiple. Se realiza una evaluación de 140 pacientes consecutivos, presentando algún trastorno de ansiedad en algún momento hasta un 35,7%, distribuido en trastorno por pánico (10%), obsesivo-compulsivo (8,6%) y de ansiedad generalizada (18,6%). En la mayoría de los pacientes no se había realizado nunca el diagnóstico de estos trastornos de ansiedad, y, por tanto, no habían recibido tratamiento adecuado. Los factores de riesgo para padecer estos cuadros incluyen sexo femenino, diagnóstico asociado de depresión y soporte social deficiente. Los clínicos deben tener presente que se trata de trastornos muy comunes en estos pacientes, especialmente si tienen estos factores de riesgo, y realizar una evaluación para detectar trastornos de ansiedad, que pueden representar una causa tratable de discapacidad en la EM.

Early cognitive impairment in patients with clinically isolated syndrome suggestive of multiple sclerosis

Feuillet L, Reuter F, Audoin B, Malikova I, Barrau K, Cherif AA, Pelletier J.
Multiple Sclerosis 2007 January; 13 (1): 124-127.

El déficit cognitivo en los pacientes de esclerosis múltiple es muy frecuente y la prevalencia varía según el curso de la enfermedad. Se investiga la presencia de este déficit en estadios muy iniciales de la enfermedad. Se evalúa el estado cognitivo de un grupo de cuarenta pacientes que han sufrido un episodio clínico aislado sugestivo de EM, comparándolo con treinta sujetos sanos. Los pacientes presentaban frecuentemente (57%) un déficit significativo focalizado en memoria, velocidad de procesamiento de información, atención y funciones ejecutivas.

Natural history of multiple sclerosis with childhood onset

Renoux C, Vukusic S, Mikaeloff Y, Edan G, Clanet M, Dubois B, Debouverie M, Brochet B, Lebrun-Frenay C, Pelletier J, Moreau T, Lubetzki C, Vermersch P, Roullet E, Magy L, Tardieu M, Suissa S, Confavreux C.
New England Journal of Medicine 2007 June 21; 356 (25): 2603-2613.

El curso y el pronóstico de la esclerosis múltiple de inicio en la infancia no han sido aún descritos con exactitud. En este artículo se presentan datos de trece servicios europeos de Neurología, recogidos en la European Database for Multiple Sclerosis (EDMUS). Se identificaron 394 pacientes con inicio de la EM por debajo de los 16 años, comparándolos con 1775 pacientes con inicio de la EM con más de 16 años. Se recogen datos sobre características clínicas y fecha de inicio de la enfermedad. Además, sobre tiempo transcurrido hasta un brote, conversión a forma secundaria progresiva y presencia de discapacidad irreversible. Tras analizar todos los datos, se encuentra que los pacientes con inicio en edad infantil en mayor proporción son mujeres con inicio en forma recurrente-remitente. Respecto a los pacientes con inicio en la edad adulta, tardan 10 años más en alcanzar la forma secundaria progresiva y una discapacidad irreversible, aunque esto ocurre con unos 10 años menos de edad.

Predictive value of clinical characteristics for ‘benign’ multiple sclerosis

Ramsaransing GS, De Keyser J.
European Journal of Neurology 2007 August; 14 (8): 885-889.

Los autores analizan una cohorte de pacientes de esclerosis múltiple con al menos 10 años de evolución de la enfermedad. A los 10 años del inicio de la EM, 151 de ellos tenían una forma benigna, definida por una EDSS ≤3. Se compararon el género, la edad, la forma clínica y los síntomas de inicio, la recuperación tras el primer brote, el tiempo hasta el segundo brote, el número de brotes en los cinco primeros años, el empleo de fármacos inmunomoduladores y la EDSS a los 2, 5 y 10 años en los pacientes con formas benignas y no benignas. Únicamente fueron predictivos de presentar una forma clínica benigna a los 10 años la presencia a los cinco años de una forma clínica recurrente remitente, una EDSS baja y un número bajo acumulado de brotes. El único factor predictor de continuar con una forma benigna a los 20 años de evolución de la enfermedad fue una EDSS baja a los diez años.

Prevalence of autoimmune thyroid disorders in a Spanish multiple sclerosis cohort

Munteis E, Cano JF, Flores JA, Martínez-Rodríguez JE, Miret M, Roquer J.
European Journal of Neurology 2007 September; 14 (9): 1048-1052.

En este trabajo se pretende determinar la prevalencia de los trastornos tiroideos autoinmunes en una cohorte de pacientes de esclerosis múltiple (EM) que no han recibido tratamiento, respecto a la población general. Se estudian de manera prospectiva 93 pacientes de EM junto con 401 sujetos sanos. Se determinan anticuerpos antitiroideos (anti-peroxidasa y anti-tiroglobulina) junto con la función hormonal tiroidea. La prevalencia de los anticuerpos en los pacientes fue cinco veces mayor, con significación estadística (p=0,0001). El hipotiroidismo subclínico también fue significativamente mayor en los pacientes respecto a los controles sanos.

Restless legs syndrome is a common finding in multiple sclerosis and correlates with cervical cord damage

Manconi M, Rocca MA, Ferini-Strambi L, Tortorella P, Comi G, Filippi M.
Multiple Sclerosis 2008 January; 14 (1): 86-93.

Se presentan los datos de un estudio prospectivo realizado para estimar la prevalencia del síndrome de piernas inquietas en pacientes con esclerosis múltiple, y comparar la extensión de las lesiones cerebrales y de médula cervical en pacientes con y sin este síndrome empleando RMN convencional y con tensor de difusión. Se evaluaron 82 pacientes consecutivos de esclerosis múltiple. A cada paciente se le realizó una entrevista clínica, una exploración neurológica y una RMN cráneo y cervical. Los treinta pacientes que padecían un síndrome de piernas inquietas tenían una EDSS mayor que el resto. En cuanto a las medidas de RMN, la única diferencia significativa se encontró en el promedio de la anisotropía fraccional de la médula cervical, que era significativamente menor en los pacientes que padecían este síndrome. Como conclusión de este trabajo, se encuentra que el síndrome de piernas inquietas es muy frecuente en los pacientes con esclerosis múltiple, considerándose como sintomático a la enfermedad, siendo factores de riesgo para padecerlo una mayor discapacidad y la presencia de lesiones en médula cervical.

Cognitive functions in neuromyelitis optica

Blanc F, Zéphir H, Lebrun C, Labauge P, Castelnovo G, Fleury M, Sellal F, Tranchant C, Dujardin K, Vermersch P, de Seze J.
Archives of Neurology 2008 January; 65 (1): 84-88.

La neuromielitis óptica se caracteriza por la presencia de neuritis óptica y mielitis transversa extensa. Habitualmente se consideraba que el cerebro permanece relativamente indemne en este trastorno, aunque en estudios recientes se han demostrado anormalidades en RMN en varias regiones cerebrales. Hasta el momento no se habían investigado las posibles alteraciones en la función cognitiva en esta enfermedad. Se realiza un estudio en 30 pacientes con neuromielitis óptica, 30 con esclerosis múltiple y 30 controles sanos, emparejados por edad, sexo y nivel educativo. El evaluador principal empleado es el Brief Repeatable Battery of Neuropsychological Tests for Multiple Sclerosis y tres test adicionales. Los resultados en varios de estos test fueron significativamente peores en los pacientes de neuromielitis óptica y esclerosis múltiple respecto a los controles. Estos resultados confirman el concepto de una implicación del cerebro en la neuromielitis óptica, pero serán precisos otros estudios para confirmar estos datos y ayudar a comprender las características de esta afectación.

Contribution of relapses to disability in multiple sclerosis

Hirst C, Ingram G, Pearson O, Pickersgill T, Scolding N, Robertson N.
Journal of Neurology 2008 February; 255 (2): 280-287.

El efecto de los brotes en la discapacidad a largo plazo en los pacientes con esclerosis múltiple no ha sido aclarado, pero muchas evidencias sugieren que los brotes juegan un papel muy importante en el pronóstico posterior. Se analizan en este trabajo los resultados en cuanto a recuperación, factores pronósticos y contribución de los brotes a la discapacidad en una serie de pacientes con brotes documentados. Se recogen datos de 279 brotes (en 182 pacientes) antes, durante y después, mediante EDSS. La media del incremento en la EDSS antes y después del brote en estos pacientes es de 0,5 puntos (EDSS postbrote evaluada a los 127 días de media). El 49,4% de los pacientes presentan un aumento de la EDSS residual de 0,5 puntos y el 32,7% de 1 punto. Estos datos no presentaban variación por edad, por sexo ni por localización del brote. Estos datos sugieren que en la mayoría de los pacientes los brotes se asocian con un incremento de la discapacidad, con recuperación incompleta en casi la mitad de ellos. Por tanto, es de esperar que los tratamientos que reducen la frecuencia o la gravedad de los brotes enlentezcan o prevengan el aumento de la discapacidad si se instauran antes del inicio del daño permanente.

Depression and anxiety amongst multiple sclerosis patients

Beiske AG, Svensson E, Sandanger I, Czujko B, Pedersen ED, Aarseth JH, Myhr KM.
European Journal of Neurology 2008 March; 15 (3): 239-245.

El objetivo de este estudio es investigar la prevalencia de los síntomas de depresión y ansiedad en los pacientes de esclerosis múltiple, y la asociación con los datos demográficos y las características clínicas. Además, se recogen los datos de tratamiento para estas patologías. Se realizan evaluaciones clínicas y neuropsiquiátricas a 140 pacientes. El 31,4% presenta síntomas de depresión y el 19,3% de ansiedad. Ambos síntomas eran significativamente mayores que en la población general. La menor edad de inicio y la fatiga se asociaban significativamente con los síntomas de depresión; así como la fatiga, el dolor, la EDSS baja y la menor edad, se asocian con los síntomas de ansiedad. Sólo recibían tratamiento para la depresión un 15,9% y para la ansiedad un 11,1%. De los pacientes sin tratamiento, un 18,2% expresan la necesidad de un tratamiento para estos síntomas. A la vista de estos datos es necesario incidir en los síntomas de ansiedad y depresión en los pacientes de esclerosis múltiple, con el fin de establecer un tratamiento adecuado para todos aquellos pacientes que lo necesiten.

Validation of the Multiple Sclerosis International Quality of Life questionnaire

Simeoni MC, Auquier P, Fernandez O, Flachenecker P, Stecchi S, Constantinescu CS, Idiman E, Boyko A, Beiske AG, Vollmer T, Triantafillou A, O’Connor P, Barak Y, Biermann L, Cristiano E, Atweh S, Patrick D, Robitail S, Ammoury N, Beresniak A, Pelletier J.
Multiple Sclerosis 2008 March; 14 (2): 219-230.

En este estudio se pretende validar el Cuestionario Internacional De Calidad De Vida En Esclerosis múltiple (MusiQol) como una escala de calidad de vida específica para la esclerosis múltiple, que puede aplicarse internacionalmente. Se trata de un cuestionario multidimensional, autoadministrado, disponible en 14 idiomas. Se recogen 1992 pacientes de esclerosis múltiple con diferentes tipos de enfermedad y grado de afectación, de 15 países distintos. Los pacientes completan de forma basal y a los 21 ± 7 días el MusiQol, una lista de síntomas y el cuestionario de calidad de vida (SF)-36. Además, se recogieron por parte de un neurólogo datos sociodemográficos y de la historia de la enfermedad. Se examinan las propiedades psicométricas, la consistencia interna, la reproductibilidad y la consistencia externa. Se aíslan 9 dimensiones que explican el 71% de la variación total, con una consistencia interna y reproductibilidad satisfactoria para todas ellas. La validación externa muestra una correlación significativa con los resultados del SF-36, pero muestran capacidad de discriminación por género, nivel socioeconómico y nivel de salud. Se encuentra correlación significativa entre la actividad en las puntuaciones de vida diaria y los índices clínicos. Estos resultados demuestran la validez y fiabilidad del MusiQol como una escala internacional para evaluar calidad de vida en pacientes con esclerosis múltiple.

Natural history of secondary-progressive multiple sclerosis

Tremlett H, Zhao Y, Devonshire V
Multiple Sclerosis 2008 April; 14 (3): 314-324.

Se trata de un trabajo retrospectivo para analizar los factores de riesgo y la evolución de la forma secundaria progresiva de la esclerosis múltiple. Se seleccionan pacientes con EMRR de inicio anterior a 1988, en revisiones desde antes de 1998. Se recoge el tiempo hasta la evolución a EMSP, hasta la EDSS 8 y los factores de riesgo implicados. La media para progresar hasta EMSP es de 18,9 años. Los pacientes con edad de inicio menor tardan más en alcanzar la forma progresiva, pero lo hacen a una edad menor. Los varones alcanzan la forma progresiva significativamente más rápido desde el inicio, y a una edad menor, pero la edad para EDSS 8 es similar que en mujeres. Las características asociadas con mayor tiempo entre el paso a la progresión y la EDSS 8, y una mayor edad al alcanzar la EDSS 8 fueron una duración mayor de la enfermedad, una edad mayor y una EDSS menor. Como conclusión, la fase RR dura unas dos décadas, siendo más corta en varones y en aquellos con una edad mayor al inicio. Una fase RR más larga es un factor favorable para la progresión de la enfermedad durante la forma SP.

Pregnancy, delivery and birth outcome in different stages of maternal multiple sclerosis

Dahl J, Myhr KM, Daltveit AK, Gilhus NE
Journal of Neurology 2008 May; 255 (5): 623-627.

Se recogen los datos de embarazos en pacientes con esclerosis múltiple antes del diagnóstico, entre el inicio y el diagnóstico, y tras el diagnóstico. Se recogen datos de 35 años (1967-2002), en total 2.773 embarazos. La tasa de complicaciones e intervenciones en el parto no se diferencian entre los tres grupos. En el grupo de pacientes con esclerosis múltiple instaurada, el peso del recién nacido fue significativamente menor que en las que presentaron el embarazo antes del diagnóstico, ajustado por semanas de gestación, edad materna y cesárea.

Clinical characteristics of patients with late-onset multiple sclerosis

Kis B, Rumberg B, Berlit P
Journal of Neurology 2008 May; 255 (5): 697-702.

Los autores realizan una revisión retrospectiva de la presentación clínica y las características de LCR y RMN en pacientes con EM de inicio tardío. Se revisan datos de 52 pacientes con inicio de la enfermedad con más de cincuenta años, junto a un grupo control de pacientes con inicio a menor edad, pareados por sexo y tiempo de evolución de la enfermedad. La edad media de inicio fue de 57 años (el paciente más viejo tenía 82 años) en el grupo de mayores y 29 en el de jóvenes. Los síntomas motores fueron significativamente más frecuentes en los de mayor edad. Los síntomas visuales, la disartria y las secuelas de neuritis óptica fueron menos frecuentes. La mayoría (83%) de los pacientes de inicio tardío tuvieron un curso progresivo desde el inicio. En cuanto a la RMN, las lesiones espinales fueron más frecuentes en los mayores, y las cerebelosas menos. Las lesiones captantes fueron más frecuentes al inicio en los jóvenes. El análisis de LCR muestra pleocitosis con menos frecuencia en los de inicio tardío, pero la presencia de BOC no muestra diferencias. Como conclusión de estos datos, para los pacientes que presentan una EM de inicio con más de 50 años, son más frecuentes los síntomas motores.

Effect of relapses over early progression of disability in multiple sclerosis patients treated with beta-interferon

Bosca I, Coret F, Valero C, Pascual A, Magraner M, Landete L, Casanova B
Multiple Sclerosis 2008 June; 14 (5): 636-639.

En este artículo se presenta un trabajo observacional para determinar el efecto de las variables demográficas y el número de brotes en la progresión de la discapacidad en los dos primeros años de tratamiento con interferón beta en los pacientes con esclerosis múltiple. Se incluyeron 162 pacientes tratados con interferón beta al menos por dos años. Como end-point primario se tomó el aumento mantenido de la EDSS. El 62,3% de los pacientes presentaron uno o más brotes, y el 32,7% alcanzaron un aumento de la discapacidad. Tras el análisis de los datos se encontró una alta probabilidad de progresión de la EDSS en los pacientes que tuvieron brotes durante este periodo, sin que hubiera diferencias en cuanto al número de brotes.

Factors associated with the risk of secondary progression in multiple sclerosis

Koch M, Uyttenboogaart M, van Harten A, De Keyser J
Multiple Sclerosis 2008 July; 14 (6): 799-803.

El objetivo de este estudio es investigar los factores asociados al riesgo de progresión secundaria en los pacientes con esclerosis múltiple de inicio recurrente-remitente. Se analizan en el momento de la evolución a forma progresiva secundaria, en una cohorte de 571 pacientes, el sexo, la edad y las manifestaciones clínicas al inicio de la enfermedad y el empleo de fármacos inmunomoduladores. Como resultados, el género y las manifestaciones clínicas al inicio no se correlacionaron con el tiempo hasta alcanzar la forma secundaria. Una mayor edad al inicio se relacionó con un menor tiempo hasta la progresión y el empleo de fármacos, con un tiempo más largo hasta la forma progresiva. La relación de la mayor edad al inicio con una progresión más precoz es similar en estudios previos sobre historia natural de la enfermedad. El papel de los fármacos inmunomoduladores retrasando la evolución de la enfermedad deberá ser estudiado en estudios controlados a largo plazo.

Cognitive dysfunction 24-31 years after isolated optic neuritis

Nilsson P, Rorsman I, Larsson EM, Norrving B, Sandberg-Wollheim M
Multiple Sclerosis 2008 August; 14 (7): 913-918.

La aparición de déficit cognitivo es frecuente en los pacientes con esclerosis múltiple, pero son pocos los datos a largo plazo de los problemas cognitivos en pacientes con un episodio clínico aislado. En este trabajo se determinan las funciones cognitivas en 22 pacientes entre 44 y 75 años que habían sufrido una neuritis óptica 24-31 años antes, sin presentar ningún otro episodio clínico, ni progresar a esclerosis múltiple. Además de los test cognitivos se realizaron RMN, que fueron normales en 6 pacientes y mostraron dos o más lesiones sugestivas de desmielinización en el resto. En los test un paciente estaba en el rango normal, seis presentaban resultados límite y 15 (68%) mostraban un déficit significativo en dos o mas áreas. Las áreas más frecuentemente afectas fueron función ejecutiva, habilidad visuo-espacial y velocidad de procesamiento de la información. No se encontró correlación aparente entre los hallazgos en RMN y la función cognitiva. Se concluye en este estudio que los déficits en la función cognitiva son frecuentes años después de presentar una neuritis óptica aislada, incluso en los pacientes sin lesiones desmielinizantes aparentes en RMN.

Memory decline evolves independently of disease activity in MS

Duque B, Sepulcre J, Bejarano B, Samaranch L, Pastor P, Villoslada P.
Multiple Sclerosis 2008 August; 14 (7): 947-953.

La evolución natural del deterioro cognitivo en la esclerosis múltiple y su relación con la actividad de la enfermedad aún no es bien conocida. En este trabajo los autores evalúan una cohorte prospectiva de 44 pacientes con esclerosis múltiple, realizando un seguimiento cada tres meses durante dos años. Se realiza una evaluación cognitiva basal y tras los dos años. Como resultado, la memoria verbal se deteriora tras dos años en pacientes con esclerosis múltiple. Esto se produce tanto en los pacientes estables como en los activos, en cuanto a brotes o progresión, incluso en estadios iniciales de la en fermedad, en pacientes con o sin déficit cognitivo en la evaluación basal. La atención y las funciones ejecutivas empeoran tras dos años en los pacientes con una progresión confirmada de la discapacidad, correlacionándose con el cambio en la EDSS. Según estos hallazgos, la memoria verbal empeora en pacientes con esclerosis múltiple constantemente desde el inicio, independientemente de otros signos de evolución de la enfermedad.

Relapsing demyelinating disease affecting both the central and peripheral nervous systems

Zéphir H, Stojkovic T, Latour P, Lacour A, de Seze J, Outteryck O, Maurage CA, Monpeurt C, Chatelet P, Ovelacq E, Vermersch P.
Journal of Neurology, Neurosurgery and Psychiatry 2008 September; 79 (9): 1032-1039.

En este artículo se describe una nueva entidad distinta de la esclerosis múltiple y de la poliradiculopatía desmielinizante crónica inflamatoria (CIDP), en la que aparecen hallazgos de desmielinización tanto en el sistema nervioso central como en el periférico. Se describen cinco pacientes, en todos los cuales la afectación central fue previa a la periférica. No se encontraron enfermedades inflamatorias sistémicas ni factores metabólicos que pudieran causar neuropatía periférica. En todos los casos el EMG mostró una neuropatía desmielinizante periférica sin bloqueo en la conducción. Los cinco cumplían criterios de Barkhof y McDonald, y cuatro de ellos los criterios para CIDP. En dos pacientes se realizó biopsia, con evidencia histológica de CIDP. En tres pacientes se produjo mejoría tras el tratamiento con inmunoglobulinas IV o con ciclofosfamida. En resumen, la desmielinización del sistema nervioso central y periférico, la ausencia de bandas oligoclonales y la desmielinización periférica sin bloqueo en la conducción indica mecanismos patogénicos distintos a la EM y la CIDP. La afectación de los dos sistemas podría explicarse por una reactividad inmunológica contra antígenos comunes a la mielina central y periférica.

Spectrum of pediatric neuromyelitis optica

Lotze TE, Northrop JL, Hutton GJ, Ross B, Schiffman JS, Hunter JV
Pediatrics 2008 November;122(5):1039-1047.

El objetivo de los autores en este trabajo es describir el espectro de características clínicas, de laboratorio y de imagen, y el tratamiento en pacientes pediátricos con neuromielitis óptica. Se realiza un estudio retrospectivo de pacientes pediátricos con el diagnóstico de enfermedades del tipo neuromielitis óptica. Se incluyeron nueve pacientes, todos femeninos. La edad media al inicio fue de 14 años y la duración media de la enfermedad de cuatro años. El test para la NMO-IgG fue positivo en 7 pacientes. Ocho pacientes tenían mielitis transversa y neuritis óptica y uno solo mielitis transversa extensa, pero con anticuerpos positivos. Se encontró implicación cerebral en RMN en todos los pacientes, cinco de los cuales tenían síntomas con encefalitis, crisis, hemiparesia, afasia, vómitos o hipo. La terapia inmunosupresora redujo la frecuencia de crisis y la progresión de la discapacidad. La neuromielitis óptica pediátrica tiene una presentación clínica diversa y puede ser difícil de distinguir de la esclerosis múltiple en sus estadios iniciales. El reconocimiento del espectro amplio de esta enfermedad, incluyendo signos y síntomas de afectación cerebral, está facilitada por la disponibilidad de un marcador sérico, como es la NMO-IgG. El diagnóstico y la inmunosupresión precoz pueden ayudar a enlentecer el acúmulo de discapacidad severa.

Influence of anxiety and reported stressful life events on relapses in multiple sclerosis: a prospective studys

Potagas C, Mitsonis C, Watier L, Dellatolas G, Retziou A, Mitropoulos P, Sfagos C, Vassilopoulos D
Multiple Sclerosis 2008 November;14(9):1262-1268.

En este estudio se pretende determinar la relación entre la ansiedad, los sucesos estresantes y las infecciones en la aparición de brotes en mujeres con esclerosis múltiple recurrente remitente. Se recogen de forma prospectiva durante un año datos de 37 mujeres con visitas mensuales. Además, registran un diario con las circunstancias que consideran estresantes. Se registraron 291 sucesos estresantes, 37 infecciones y 48 brotes. Los niveles altos de ansiedad se relacionaron de forma intensa con el número y la severidad de los sucesos estresantes en el periodo previo, y con la aparición de un brote en el posterior. Concluyen que la ansiedad y los eventos estresantes suponen dos medidas de un único factor emocional, que está implicado de forma importante en el curso de la enfermedad, junto con las infecciones.

Increased relapse rate in pediatric-onset compared with adult-onset multiple sclerosis

Gorman MP, Healy BC, Polgar-Turcsanyi M, Chitnis T
Archives of Neurology January 2009;66(1):54-59.

Se pretende determinar hasta qué punto la diferencia en la evolución de la esclerosis múltiple de inicio pediátrico o en adultos depende del número de brotes que aparecen. Se realiza seguimiento durante un año a 110 pacientes adultos y 21 pediátricos con menos de un año de duración de la enfermedad. La tasa anual de brotes en los pacientes pediátricos fue significativamente superior que en los adultos, con una ratio de 2,81. Estos hallazgos sugieren que la esclerosis múltiple de inicio pediátrico tiene un perfil más inflamatorio que en adultos.

The onset location of multiple sclerosis predicts the location of subsequent relapses

Mowry EM, Deen S, Malikova I, Pelletier J, Bacchetti P, Waubant E. D
Journal of Neurology, Neurosurgery and Psychiatry April 2009; 80 (4): 400-403.

En la esclerosis múltiple recurrente remitente los episodios de desmielinización pueden afectar a muchas localizaciones en el sistema nervioso central. En este trabajo se analiza si la localización del primer episodio puede predecir la de los siguientes en la EM precoz. Se encuentra que si el primer episodio es en médula espinal o en nervio óptico, el segundo tiene más probabilidad de volver a ser en estos territorios. Si los dos primeros episodios afectan a la misma zona, lo más probable es que el tercero también lo haga. Los pacientes con EM muestran tendencia a tener brotes de forma localizada, quedando pendiente determinar qué procesos genéticos o biológicos pueden causar esto.

Restless legs syndrome in multiple sclerosis: a case-control study

Deriu M, Cossu G, Molari A, Murgia D, Mereu A, Ferrigno P, Manca D, Contu P, Melis M
Movement Disorders 2009 April 15;24(5):697-701.

El objetivo de este estudio es evaluar la frecuencia de presentación del síndrome de piernas inquietas (SPI) en los pacientes con esclerosis múltiple, y la posibilidad de que se trate de un síntoma más de la EM. Durante un año se reclutan 202 pacientes con EM y 212 controles sanos emparejados por sexo y edad en un estudio caso-control. Se les pasó un cuestionario para detectar el SPI en todos los sujetos, y los que dieron positivo en el test fueron evaluados para confirmar el diagnóstico. Entre los pacientes, 29 fueron diagnosticados de SPI (14,4%) y tan sólo 6 de los controles (2,8%). El riesgo de los pacientes con EM de presentar SPI fue significativamente mayor que el de la población general. Ninguno de ellos presentaba otra causa de SPI. Con estos hallazgos, el SPI debería ser incluido entre los síntomas que puede presentar la EM.

Quality of life in multiple sclerosis is associated with lesion burden and brain volume measures

Mowry EM, Beheshtian A, Waubant E, Goodin DS, Cree BA, Qualley P, Lincoln R, George MF, Gomez R, Hauser SL, Okuda DT, Pelletier D
Neurology 2009 May 19; 72 (20): 1760-1765.

La calidad de vida relacionada con la salud está disminuida en la esclerosis múltiple. No resulta claro cómo se relaciona la calidad de vida con la carga lesional en sustancia blanca o la medición de la atrofia cerebral. Se realiza un análisis basal en una cohorte prospectiva de 507 pacientes. Se encuentra una relación entre varios aspectos de calidad de vida con las lesiones de sustancia blanca y la atrofia cerebral. Esto apoya el uso de las escalas de calidad de vida en los ensayos clínicos, e indica que la carga lesional en RMN convencional es importante para la calidad de vida.

Quality of life in 1000 patients with early relapsing-remitting multiple sclerosis

Putzki N, Fischer J, Gottwald K, Reifschneider G, Ries S, Siever A, Hoffmann F, Käfferlein W, Kausch U, Liedtke M, Kirchmeier J, Gmünd S, Richter A, Schicklmaier P, Niemczyk G, Wernsdörfer C, Hartung HP.
European Journal of Neurology 2009 June;16(6):713-720.

En este estudio se pretende evaluar la calidad de vida en una gran cohorte de pacientes con esclerosis múltiple recurrente-remitente sin tratamiento, y determinar el impacto del tratamiento con interferón beta 1-a intramuscular sobre ella. Se realizó un estudio prospectivo, observacional multicéntrico en abierto en Alemania, en pacientes sin tratamiento que iniciaban terapia con interferón beta-1a, siguiéndolos durante 12 meses. Se evaluó la calidad de vida mediante el cuestionario EQ-5D, y la respuesta clínica por la tasa de brotes y la EDSS. Se incluyeron 1.157 pacientes en el estudio. La tasa de brotes se redujo de 1,7 a 0,6. La EDSS no presentó cambios significativos. En la evaluación basal la calidad de vida era significativamente menor en los pacientes comparados con la población general, pero mejoró tras iniciar el tratamiento. La actividad de la enfermedad y la incapacidad de trabajar resultaron predictores negativos para la calidad de vida. Se concluye que en los pacientes con esclerosis múltiple recurrente-remitente, la calidad de vida está considerablemente disminuida en etapas iniciales. El tratamiento con interferón beta intramuscular atenúa la actividad de la enfermedad y contribuye a incrementar la calidad de vida en los pacientes con esclerosis múltiple.

Current approaches to the identification and management of breakthrough disease in patients with multiple sclerosis

Rudick RA, Polman CH
Lancet Neurology 2009 June;8(6):545-559.

Los tratamientos modificadores de la enfermedad en los pacientes con esclerosis múltiple sólo son parcialmente eficaces. La enfermedad progresiva aparece con frecuencia, a pesar del tratamiento. Esto se asocia con peor pronóstico de la enfermedad. La disponibilidad de diversos tratamientos modificadores ofrece la posibilidad de adaptar el tratamiento en cada paciente individual, pero no se han validado marcadores biológicos o de imagen para guiar el tratamiento inicial, los marcadores de respuesta individual son escasos y no existe evidencia de clase uno para decidir el tratamiento alternativo en los pacientes con enfermedad agresiva. En esta revisión se proponen estrategias para monitorizar a los pacientes en tratamiento modificador, y detectar la respuesta individual. Se revisan los marcadores biológicos y de imagen de respuesta al tratamiento, y se resume el papel de los anticuerpos en las terapias biológicas. Además, se proponen estrategias de manejo de los pacientes con una enfermedad de curso agresivo, y se destacan las áreas en las que se precisa más investigación.

The impact of regular physical activity on fatigue, depression and quality of life in persons with multiple sclerosis

Stroud NM, Minahan CL
Health and Quality of Life Outcomes 2009 July 20;7:68.

El propósito de este trabajo es comparar los índices de fatiga, depresión y marcadores de calidad de vida en personas con esclerosis múltiple que realizan ejercicio físico de forma regular y que no lo realizan. Se evalúan mediante un cuestionario transversal 121 pacientes, de los cuales 52 realizaban al menos dos sesiones semanales de 30 minutos de ejercicio y el resto no realizaban ejercicio de forma regular. Los resultados de las escalas fueron mucho más favorables en cuanto a fatiga, depresión y calidad de vida en los pacientes que realizaban ejercicio físico.

Cognitive dysfunction in primary progressive multiple sclerosis: a neuropsychological and MRI study

Ukkonen M, Vahvelainen T, Hämäläinen P, Dastidar P, Elovaara I.
Multiple Sclerosis 2009 September;15(9):1055-1061.

Aunque se sabe que la disfunción cognitiva aparece en los pacientes de esclerosis múltiple, sólo unos pocos estudios se han realizado sobre pacientes con formas primarias progresivas. Con el fin de explorar el patrón del déficit cognitivo en estos pacientes, se valoran 28 pacientes mediante una extensa batería de test neuropsicológicos. Los resultados se comparan con controles sanos y pacientes con formas secundarias progresivas. Además, los resultados en los pacientes con formas PP se correlacionan con los hallazgos en RMN. Los resultados muestran que los pacientes con forma primaria progresiva presentan déficits en varias áreas cognitivas, cuando se comparan con controles pareados por edad y nivel educativo, pero el déficit parece similar en las formas progresivas primarias y secundarias. Los déficits cognitivos se correlacionaron con la lesión cerebral difusa y la carga lesional en T1 y T2, pero no con la atrofia.

Multiple sclerosis with predominant, severe cognitive impairment

Staff NP, Lucchinetti CF, Keegan BM.
Archives of Neurology 2009 September;66(9):1139-1143.

En este artículo se describen las características clínicas de pacientes con esclerosis múltiple cuyo primer síntoma fue un importante déficit cognitivo, a partir de un estudio retrospectivo de casos. Los pacientes fueron identificados entre los años 1996-2008, con EM definida según McDonalds y deterioro cognitivo importante como primer síntoma, en ausencia de discapacidad relacionada con la EM u otro diagnóstico para el problema cognitivo. 23 pacientes cumplieron estos criterios. Doce de ellos fueron varones; la edad media al primer síntoma sugestivo de desmielinización del sistema nervioso central fue de 33 años, y el deterioro cognitivo severo apareció a los 39 años. El deterioro apareció de forma subaguda (en 9 casos) o progresiva (en 14). Los pacientes habitualmente presentaban síntomas psiquiátricos (65 %), cerebelosos leves (57%), y corticales (crisis, afasia, apraxia) (39%). Catorce eran fumadores. La RMN mostraba atrofia difusa en 16 y lesiones captantes en 11. Lesiones asintomáticas en columna cervical podían encontrarse en 12 de 16 pacientes. Las terapias inmunomoduladores habitualmente no resultan eficaces para mejorar a estos pacientes.

Neuropsychology of primary progressive multiple sclerosis

Paes RA, Alvarenga RM, Vasconcelos CC, Negreiros MA, Landeira-Fernández J
Revista de Neurología 2009 October 1-15;49(7):343-348.

El déficit cognitivo es un síntoma frecuente en los pacientes con esclerosis múltiple. Los datos en los pacientes con formas primarias progresivas son controvertidos. Se pretende en este trabajo evaluar la frecuencia de aparición del déficit cognitivo en pacientes brasileños con esclerosis múltiple primaria progresiva atendidos en un centro de referencia para el tratamiento de la EM en Río de Janeiro. Se empleó una batería de test para evaluar: screening de demencia, atención/concentración, velocidad de procesamiento de información, fluencia verbal, memoria y pensamiento abstracto. La escala de Beck se empleó para valorar trastornos del ánimo. Se evaluaron 26 pacientes y otros tantos controles pareados por género, edad y nivel educativo. La frecuencia de déficit cognitivo en los pacientes con EMPP fue del 50%. Las áreas más afectadas fueron memoria reciente (60%), fluencia verbal (40%) y velocidad de procesamiento de información (40%). La depresión fue más frecuente en pacientes que en controles, pero no se encontró asociación entre ésta y el déficit cognitivo. Estos resultados confirman la presencia de déficit cognitivo en los pacientes con esclerosis múltiple progresiva primaria y señalan la necesidad de posteriores estudios con un número mayor de pacientes.

Relationship of cortical atrophy to fatigue in patients with multiple sclerosisnce

4 Pellicano C, Gallo A, Li X, Ikonomidou VN, Evangelou IE, Ohayon JM, Stern SK, Ehrmantraut M, Cantor F, McFarland HF, Bagnato F.
4 Archives of Neurology 2010 April;67(4):447-453.

La fatiga es un síntoma común y muy discapacitante en los pacientes con esclerosis múltiple. En estudios anteriores se ha demostrado su relación con la afectación del circuito corticoestriado-talamocortical. Se presenta un trabajo caso-control para evaluar la relación entre la fatiga y la atrofia de la sustancia gris cortical regional y subcortical. Se realizan RMN de 3.0 T. y evaluaciones de fatiga y depresión a 24 pacientes de EM y 24 controles pareados. Los pacientes presentaban mayores índices de fatiga que los controles, incluso tras ajustar para evitar los efectos de la depresión. Los resultados en la Escala Modificada del Impacto de la Fatiga se correlacionaron con el espesor cortical del lóbulo parietal. El córtex parietal posterior fue la única área parietal con una asociación significativa con las puntuaciones de fatiga. La atrofia cortical del lóbulo parietal presenta relación más fuerte con la fatiga. Ya que el córtex parietal posterior está implicado en la planificación motora y la integración de diferentes fuentes de información, estos resultados sugieren que la alteración en aspectos superiores de la función motora pueden resultar determinantes en la fatiga debida a la EM.

Visual field defects of optic neuritis in neuromyelitis optica compared with multiple sclerosis

Nakajima H, Hosokawa T, Sugino M, Kimura F, Sugasawa J, Hanfusa T, Takahashi T
BMC Neurology 2010 June 18;10:45.

En la neuritis óptica (NO), el defecto visual característico es un escotoma central. Pero el mecanismo patogénico distinto subyacente en la neuromielitis óptica y en la esclerosis múltiple puede producir distintos patrones de déficit visual. Se realiza un análisis retrospectivo de 15 pacientes con neuromielitis óptica y 20 con EM, obteniendo resultados campimétricos en cada episodio de NO. Todos los pacientes con EM presentaron un escotoma central, el 90% de ellos en todas las NO sufridas. En cambio, sólo el 53% de los pacientes con NMO presentaron un escotoma central en todas las recaídas, y el resto presentaron escotomas no centrales (altitudinal, un cuadrante, tres cuadrantes, hemianopsia y hemianopsia bitemporal). El 13% de los pacientes con NMO nunca presentaron un escotoma central durante su enfermedad. El escotoma no central más frecuente fue la hemianopsia altitudinal. Los pacientes con NMO presentan una incidencia más elevada de escotoma no central, especialmente es característica la hemianopsia altitudinal. Ya que este patrón es típico de la neuropatía óptica isquémica, se sugiere la posible implicación de un mecanismo isquémico mediado por los anticuerpos anti-acuaporina 4 en la patogenia de la NO en estos pacientes.

Assessment of outcome predictors in first-episode acute myelitis: a retrospective study of 53 cases

Gajofatto A, Monaco S, Fiorini M, Zanusso G, Vedovello M, Rossi F, Turatti M, Benedetti MD
Archives of Neurology 2010 June; 67 (6): 724-730.

Se pretenden identificar factores que nos orienten sobre el pronóstico tras una mielitis aguda. Se recogen retrospectivamente 53 episodios de mielitis inicial, recuperando datos clínicos, demográficos, de laboratorio, de RMN y electrofisiológicos. Además se analizan en el LCR almacenado los niveles de Tau, proteína 14-3-3 y cistatina C. Se determina el valor pronóstico década variable para los siguientes resultados: recuperación, recurrencia de los síntomas, conversión a EM y discapacidad a largo plazo. El seguimiento medio fue de 6,2 años. Seis pacientes permanecieron monofásicos; cinco presentaron mielitis recurrente y 42 convirtieron a EM. La ausencia de nivel sensitivo, no afectación de esfínteres, presencia de lesiones en RMN cerebral, lesiones espinales de menos de 3 segmentos vertebrales y potenciales evocados somatosensoriales alterados resultaron ser predoctores de conversión a EM. Los pacientes que presentaban alteración en la función piramidal al inicio, o recurrencias durante el seguimiento, tenían más posibilidades de presentar discapacidad significativa. En 11 pacientes con recurrencias se encontró correlación entre los niveles de cistatina C y el grado de discapacidad en la última visita. En los pacientes con una mielitis como primer episodio, la tasa de conversión a EM es elevada. La afectación piramidal y las recurrencias se asocian con una evolución peor. Los niveles de cistatina C en el LCR podrían ser útiles para el pronóstico en estos pacientes.

Cognitive function in radiologically isolated syndrome

Lebrun C, Blanc F, Brassat D, Zephir H, de Seze J; behalf of CFSEP.
Multiple Sclerosis 2010 August; 16 (8): 919-925.

Se considera Síndrome Radiológico Aislado (SRA) a aquellos pacientes asintomáticos en los que en contramos lesiones hiperintensas en T2 cumpliendo criterios de diseminación en el espacio, siendo sugestivo de esclerosis múltiple subclínica. El objetivo de este estudio es analizar la función cognitiva en una cohorte de 26 pacientes con SRA, comparándola con 26 pacientes con EM y 26 controles sanos, emparejados por edad, sexo y nivel educativo. Se encuentra diferencia significativa en los test entre los controles sanos y el resto, así como entre pacientes con EM y con SRA. No se encontró correlación entre la función cognitiva y los datos clínicos, biológicos ni de RMN.

The natural history of secondary progressive multiple sclerosis

Koch M, Kingwell E, Rieckmann P, Tremlett H; UBC MS Clinic Neurologists
Journal of Neurology, Neurosurgery and Psychiatry 2010 September;81(9):1039-1043.

El inicio de la progresión es un momento fundamental en el curso de la EM. Los factores de riesgo para la progresión aún no están aclarados. En este trabajo se analiza mediante curvas de Kaplan- Meier y modelos de regresión la influencia de género, edad de inicio de la enfermedad y síntomas de debut en el tiempo y la edad para alcanzar la fase de progresión de la enfermedad, en pacientes no expuestos a tratamiento. De los 5.778 pacientes de la base de datos de Columbia británica para EM con EM definida, el 90% tenían una forma de inicio en brotes. El tiempo medio hasta alcanzar la fase progresiva fue de 21,4 años, y en ese momento tenían una edad media de 53,7 años. El sexo masculino y los síntomas motores de inicio se asociaron con menor tiempo hasta la progresión, y la aparición de ésta a menor edad. La edad de inicio menor se relacionó con mayor tiempo hasta la aparición de progresión, pero ésta se presentaba a menor edad, por lo cual no debe ser considerada como indicador de buen pronóstico. El resto de los factores analizados no mostraron asociación.

Migraine is comorbid with multiple sclerosis and associated with a more symptomatic MS course

Kister I, Caminero AB, Monteith TS, Soliman A, Bacon TE, Bacon JH, Kalina JT, Inglese M, Herbert J, Lipton RB.
Journal of Headache and Pain 2010 October;11(5):417-425.

Con este trabajo se pretende analizar la frecuencia de la migraña en los pacientes con EM comparada con la población general, así como comparar las características de la EM en los pacientes con y sin migraña. En el grupo analizado de 204 pacientes, la frecuencia de migraña es tres veces mayor que en la población general, tanto para mujeres como para varones. Tras un análisis de regresión, la migraña en los pacientes con EM se asocia de forma 0significativa (p<0.01) con la presencia de neuralgia trigeminal u occipital, dolor facial, signo de Lhermitte, patología de la articulación temporomandibular, dolor no migrañoso e historia previa de depresión. La presencia de migraña no se asoció con la discapacidad o la carga lesional en T2.

A seasonal periodicity in relapses of multiple sclerosis? A single-center, population-based, preliminary study conducted in Bologna, Italy

Salvi F, Bartolomei I, Smolensky MH, Lorusso A, Barbarossa E, Malagoni AM, Zamboni P, Manfredini R.
BMC Neurology 2010 November 1;10(1):105.

Aunque se han documentado patrones de distribución temporal y estacional en los eventos cardiovasculares y cerebrovasculares, se conoce poco acerca de las variaciones temporales y especialmente estacionales en los brotes de EM. En este estudio se pretende investigar mediante un método cronobiológico si los brotes graves de EM presentan diferencias estacionales y si estas diferencias se correlacionan con las variables meteorológicas locales. Se recogieron 164 brotes en 96 pacientes consecutivos desde enero de 2007 hasta diciembre de 2008. Los brotes fueron más frecuentes en mayo y junio (12,2% cada uno) y menos frecuentes en septiembre (3,7 %). El análisis cronobiológico reveló un patrón bifásico con un pico mayor en mayo-junio y otro algo menor en noviembre-diciembre (p=0.03). El análisis de los datos meteorológicos mostró un pico de temperatura en julio, de humedad relativa en enero y de velocidad del viento en junio. En su población, los autores encuentran un patrón bifásico con picos en primavera y otoño en los brotes graves de EM, aparentemente no relacionado con las variables meteorológicas. Serían necesarios datos de población multicéntrica, con diferentes condiciones climáticas, para analizar la estacionalidad de la EM y su posible asociación con factores desencadenantes.

Fatigue in multiple sclerosis: associations with health-related quality of life and physical performance

Smedal T, Beiske AG, Glad SB, Myhr KM, Aarseth JH, Svensson E, Gjelsvik B, Strand LI
European Journal of Neurology 2011 January;18(1):114-20.

La fatiga es un síntoma muy común en la esclerosis múltiple, pero su origen aún es poco claro. En este estudio se pretende investigar la asociación entre la fatiga y las distintas variables demográficas, clínicas, físicas y de calidad de vida. Junto a esto, analizar cómo los cambios en la fatiga afectan a la calidad de vida y al rendimiento físico. Se incluyeron 60 pacientes para un tratamiento de fisioterapia hospitalaria. De estos, 56 completaron el estudio. Se recogieron datos sobre fatiga (Fatigue Severity Scale), calidad de vida (Multiple Sclerosis Impact Scale) y nivel físico (capacidad para caminar y equilibrio) en el screening, basales, durante el tratamiento y a los 3 y 6 meses de seguimiento. Se analizaron las posibles asociaciones entre la fatiga y otras variables basalmente, así como entre el cambio en la fatiga y el cambio en calidad de vida y nivel físico. La fatiga en la visita basal se relacionó con la calidad de vida, pero no con la capacidad física. También el cambio en la fatiga se correlacionó con la calidad de vida, pero no con el nivel físico. Todas las variables mejoraron tras el tratamiento (p≤0.001). La mejoría en la fatiga y la calidad de vida desaparece en las visitas de seguimiento, pero la mejora en el rendimiento físico se mantiene por al menos 6 meses. La disminución de la fatiga y el incremento de la capacidad física no parecen depender de los mismos factores, por lo que sería necesaria una estrategia amplia que incluyese factores físicos y psicológicos para lograr un control eficaz de la fatiga a largo plazo.

Predictive factors for multiple sclerosis in patients with clinically isolated spinal cord syndrome

Ruet A, Deloire MS, Ouallet JC, Molinier S, Brochet B
Multiple Sclerosis 2011 March;17(3):312-8.

En una cohorte de 114 pacientes con un episodio clínico aislado medular (mielitis aguda parcial confirmada por RMN) se recogen variables clínicas, de RMN y de LCR para determinar el riesgo de evolución a esclerosis múltiple. En el 86% de los pacientes se diagnosticó una EM durante el seguimiento (4.0 ± 1.9 años). Tras un análisis logístico multivariante se identificaron tres predictores para el diagnóstico de EM: edad ≤40 años, LCR inflamatorio y ≥3 lesiones periventriculares. La presencia de dos de las tres variables basales predijo la conversión a EM con más exactitud que los criterios de McDonald revisados para diseminación en el tiempo.

Impact of fatigue on the efficacy of rehabilitation in multiple sclerosis

Judica E, Martinelli Boneschi F, Ungaro D, Comola M, Gatti R, Comi G, Rossi P
Neurology 2011 May; 258 (5): 835-9.

La fatiga es uno de los síntomas más frecuentes y discapacitantes en la esclerosis múltiple. El fin del estudio es investigar la capacidad para mejorar la fatiga de un programa de rehabilitación intensivo, a corto plazo, realizado con ingreso hospitalario. Junto con esto, valorar la capacidad de la fatiga para modificar el beneficio clínico y funcional de la rehabilitación en la EM. Se seleccionaron 64 pacientes para el estudio, comparándolos con 22 pacientes con EM de control. Se midió la fatiga mediante la Escala de Severidad de la Fatiga antes y después del programa, clasificándolos en fatigados (ESF ≥36) y no fatigados (ESF <36). Como medidas de la eficacia del programa de ejercicio se tomaron la EDSS y la Medida de la Independencia Funcional. En el estudio, el programa corto e intensivo de rehabilitación produjo reducción significativa de los síntomas de fatiga respecto a los pacientes no tratados (p<0.0001). Además, la presencia de fatiga al inicio del programa no parece tener impacto en los resultados clínicos ni funcionales tras la rehabilitación.

Breastfeeding is not related to postpartum relapses in multiple sclerosis

Portaccio E, Ghezzi A, Hakiki B, Martinelli V, Moiola L, Patti F, La Mantia L, Mancardi GL, Solaro C, Tola MR, Pozzilli C, De Giglio L, Totaro R, Lugaresi A, De Luca G, Paolicelli D, Marrosu MG, Comi G, Trojano M, Amato MP.
Neurology 2011 July 12;77(2):145-50.

En este trabajo se pretende analizar la relación entre la lactancia y el riesgo de brotes en el puerperio en una cohorte importante de pacientes con EM. Se realiza seguimiento prospectivo de mujeres con EM embarazadas de 21 centros de EM italianos, reuniendo datos sobre la lactancia materna mediante una entrevista estandarizada. De 423 embarazos en 298 mujeres, 302 llegaron a término. A las pacientes se las siguió hasta, al menos, un año tras el parto. El perfil temporal de brotes antes, durante y después del embarazo no fue diferente entre las pacientes que dieron lactancia y las que no. En el análisis multivariable, el único factor que predijo los brotes en el postparto fue el número de brotes en el año previo al embarazo, y durante este. En esta muestra, la lactancia no se relacionó con el número de brotes en el postparto. La asociación previamente reportada entre lactancia y menor riesgo de brotes en postparto puede simplemente reflejar diferentes comportamientos de las pacientes dependiendo de la actividad previa de la enfermedad. Estos resultados pueden ayudar a los neurólogos a la hora de aconsejar a las madres sobre la conveniencia de la lactancia materna. En pacientes con alto riesgo de brotes tras el parto, podría ser una opción no recomendar la lactancia materna para iniciar tratamiento de forma precoz en el postparto.

Pregnancy and natalizumab: results of an observational study in 35 accidental pregnancies during natalizumab treatment

Hellwig K, Haghikia A, Gold R
Multiple Sclerosis 2011 August;17(8):958-63.

El tratamiento con natalizumab debe ser suspendido tres meses antes de programar un embarazo. El objetivo de este trabajo es analizar la seguridad y el efecto de la exposición a natalizumab en el embarazo. Se realiza seguimiento prospectivo de 35 pacientes con EM en tratamiento con natalizumab que quedan embarazadas de forma no programada, junto con 23 pacientes con EM que quedan embarazadas sin estar en ningún tratamiento. De las pacientes en tratamiento con natalizumab, 29 mujeres dieron a luz a 28 hijos sanos; un niño presento hexadactilia. Cinco embarazos terminaron en aborto espontáneo y una paciente decidió realizar una interrupción voluntaria del embarazo. La actividad de la EM no rebrotó durante el embarazo o postparto tras dejar el natalizumab, sin diferencias significativas con el grupo de pacientes no tratadas.

Patient characteristics and determinants of quality of life in an international population with multiple sclerosis: assessment using the MusiQoL and SF-36 questionnaires

Fernández O, Baumstarck-Barrau K, Simeoni MC, Auquier P; MusiQoL study group.
Multiple Sclerosis 2011 October;17(10):1238-49.

La EM produce consecuencias psicológicas y socioeconómicas que pueden afectar a la calidad de vida de los pacientes tanto como la discapacidad física. En este trabajo se determinan los factores clínicos y sociodemográficos que afectan a la calidad de vida en la EM en un amplio estudio internacional empleando el Cuestionario internacional de calidad de vida en la EM (MusiQoL). Los pacientes tenían más de 18 años con más de seis meses de diagnóstico de EM o CIS. Se recogieron los datos sociodemográficos y clínicos y los pacientes completaron el MusiQoL y el 36-Item Short Form (SF-36). Se incluyeron 1992 pacientes de 15 países (con una media de 42,3 años, 70,5% mujeres, 70,4% EMRR). Tras un análisis multivariable se identificaron como predoctores de puntuación global baja en MusiQoL una EDSS elevada, presentar déficit cognitivo, bajo nivel educativo, estar soltero y menor tiempo desde el último brote. Una mayor edad, el sexo femenino, una EDSS mayor, estar recibiendo tratamiento para la EM y menor tiempo desde el último brote eran predictores estadísticamente significativos de una menor puntuación global en la parte física del SF-36. La parte mental de SF-36 se relacionaba con la situación laboral, hospitalización, tiempo desde el último brote y si el paciente estaba recibiendo tratamiento. Los factores clínicos y sociodemográficos están ligados a la calidad de vida en los pacientes con EM. Es esperable que las intervenciones realizadas sobre estos factores puedan influir sobre su calidad de vida.

Quality of life in patients with multiple sclerosis: the impact of depression, fatigue, and disability

Göksel Karatepe A, Kaya T, Gu?naydn R, Demirhan A, Ce P, Gedizlioğlu M
International Journal of Rehabilitation Research 2011 December;34(4):290-8.

Este estudio pretende evaluar la calidad de vida en los pacientes con EM, así como la relación que existe entre esta y los factores psicosociales y de discapacidad, especialmente con la depresión y la fatiga. Se incluyeron 79 pacientes, en los cuales se recogieron las características demográficas, el nivel educativo, la gravedad y la duración de la enfermedad. La calidad de vida, el nivel de fatiga, el estado cognitivo y el nivel de depresión se evaluaron mediante el Multiple Sclerosis Quality of Life-54, la Escala De Gravedad De La Fatiga, la escala Mini Mental State y el Inventario de Depresión de Beck, respectivamente. Se observó una alteración moderada en la calidad de vida de estos pacientes. Las áreas más afectadas fueron las funciones físicas y sociales y los problemas físicos y emocionales relacionados con la pérdida de capacidades. Los componentes de la calidad de vida relacionados con la salud tanto física como mental se correlacionaron de forma positiva con el nivel educativo y la situación laboral, y de forma negativa con el nivel de discapacidad, la fatiga y la depresión. El nivel de discapacidad, la depresión y la fatiga fueron las variables más importantes en relación con la calidad de vida, y el factor de predicción más importante fue la depresión. Los resultados de este estudio muestran que los componentes de salud física y mental de la calidad de vida se ven afectados por la EM. Tendríamos que tener en cuenta el tratamiento de depresión y fatiga para mejorar la calidad de vida en los pacientes con EM, especialmente en aquellos con mayor discapacidad.

Prediction of long-term disability in multiple sclerosis

Schlaeger R, D'Souza M, Schindler C, Grize L, Dellas S, Radue E, Kappos L, Fuhr P.
Multiple Sclerosis 2012 January;18(1):31-8.

Se pretende investigar el papel de las medidas neurofisiológicas para predecir la evolución de la EM. Se analizan de forma prospectiva 30 pacientes con EM recurrente o progresiva mediante potenciales evocados visuales, potenciales evocados motores y EDSS, realizando evaluaciones en el momento basal y en los meses 6, 12 y 24. La EDSS se recogió, además, tras 14 años de seguimiento. En la visita basal se llevó a cabo una RMN. Se realizó un análisis multivariable para determinar los posibles predictores de la EDSS final. La evolución de la EDSS tras el seguimiento se correlacionó con un índice obtenido de las latencias transformadas de ambos potenciales evocados en la visita basal, pero no con las medidas de RMN. En este pequeño grupo de pacientes, las medidas neurofisiológicas combinadas permiten predecir la evolución clínica de la enfermedad. Sería necesario ampliar estos datos en un grupo mayor de pacientes, con el objetivo de emplear estas variables en la monitorización de ensayos, o en la toma de decisiones clínicas.

Fatigue and progression of corpus callosum atrophy in multiple sclerosis

Yaldizli Ö, Glassl S, Sturm D, Papadopoulou A, Gass A, Tettenborn B, Putzki N
Journal of Neurology 2011 December;258(12):2199-205.

La fatiga es uno de los síntomas mas discapacitantes en la EM, sin que se haya encontrado correlación entre los parámetros de RM convencional y el nivel de fatiga. Este trabajo analiza la relación entre la progresión de la atrofia del cuerpo calloso y el grado de fatiga en una cohorte de 70 pacientes con EMRR estudiados mediante RM seriadas. El seguimiento medio fue de 4,8 años, el 67% eran mujeres, la media de edad fue de 42 ± 11 años, con una duración de la enfermedad de 9,7 ± 7,6 años, y una puntuación en la EDSS de 2.8 ± 1.6. La fatiga se evaluó mediante la Fatigue Severity Scale (FSS). El tamaño del cuerpo calloso se midió mediante el Corpus Callosum Index (CCI). El 40% de los pacientes presentaban fatiga. Estos pacientes mostraron puntuaciones de EDSS mayores (p=0.01) y la atrofia del CC era mas pronunciada (p=0.005). La puntuación en la FSS se correlacionaba con el cambio en el CCI a lo largo del tiempo (r=-0.33, p=0.009) y con el cambio en la EDSS (r=0.361, p=0.008). La asociación encontrada entre la tasa de cambio anualizada en el CCI y la puntuación en la FSS resultó independiente de la EDSS, de la duración de la enfermedad, del género y de la edad en un análisis multivariable (p<0.001). La progresión en la atrofia del cuerpo calloso parece jugar un papel importante en la fatiga asociada a la EM.

Fatigue and its relationships with cognitive functioning and depression in paediatric multiple sclerosis

Goretti B, Portaccio E, Ghezzi A, Lori S, Moiola L, Falautano M, Viterbo R, Patti F, Vecchio R, Pozzilli C, Bianchi V, Cappiello S, Comi G, Trojano M, Amato MP
Multiple Sclerosis 2012 March;18(3):329-34.

Se pretende analizar la relación entre la fatiga, la función cognitiva y la depresión en pacientes con EM en edad pediátrica. Se compararon 57 pacientes y 70 controles sanos, evaluando la fatiga (Pediatric Quality of Life Inventory-Multidimensional Fatigue Scale), la función cognitiva mediante una batería neuropsicológica y la depresión (Children´s Depression Inventory), junto con una entrevista psiquiátrica. El porcentaje de pacientes que referían fatiga era de 9-14%; y el de padres que notaban fatiga en sus hijos, de 23- 39%. La fatiga se correlacionó de forma significativa con puntuaciones más altas en la escala de depresión (p<0.03). Estos datos muestran que la fatiga afecta a una importante proporción de pacientes pediátricos y se asocia con síntomas depresivos en la EM.

Warmer outdoor temperature is associated with worse cognitive status in multiple sclerosis

Leavitt VM, Sumowski JF, Chiaravalloti N, Deluca J
Neurology 2012 March 27;78(13):964-8.

Los pacientes con esclerosis múltiple tienen más recaídas y actividad en RM cuando el tiempo es cálido. Este estudio es el primero en investigar de qué manera la temperatura exterior se relaciona con la situación cognitiva en los pacientes con EM (estudio transversal) y cómo la cognición fluctúa con los cambios de temperatura ambiental (estudio longitudinal). En el estudio transversal se incluyeron 40 pacientes y otros 40 controles a lo largo de distintas épocas del año. Se recogió la temperatura ambiental del día de la visita, realizando test de velocidad de procesamiento y de memoria. En el longitudinal se analizaron basalmente y a los 6 meses la evaluación cognitiva y la temperatura exterior en 45 pacientes con EM. En el estudio transversal la temperatura más cálida se relacionó con un peor estado cognitivo en los pacientes con EM (r=-0.45, p=0.006), pero no en los controles (r=0.00, p=0.984). En el longitudinal, un aumento de la temperatura exterior en la visita de seguimiento respecto a la basal se relacionó con un empeoramiento en la situación cognitiva en los pacientes de EM (r=-0.39, p=0.01). El rendimiento cognitivo es peor en los días cálidos, consistentemente con la evidencia previa de relación entre el calor y la actividad lesional. Estos hallazgos pueden tener implicaciones en la planificación de ensayos clínicos, tratamiento y estilo de vida.

Increased risk of multiple sclerosis relapse alter in vitro fertilisation

Michel L, Foucher Y, Vukusic S, Confavreux C, de Sèze J, Brassat D, Clanet M, Clavelou P, Ouallet JC, Brochet B, Pelletier J, Labauge P, Lebrun C, Lepage E, Le Frere F, Jacq-Foucher M, Barriere P, Wiertlewski S, Laplaud DA.
Journal of Neurology, Neurosurgery and Psychiatry 2012 Aug;83(8):796-802.

Este trabajo pretende comprobar si existe un mayor riesgo de presentar brotes en mujeres con EM tras someterse a un tratamiento de fecundación in vitro (FIV). Se realiza un estudio retrospectivo multicéntrico, sobre datos de 11 años. En este tiempo, se recogen datos de 32 pacientes que se han realizado 70 FIV, 48 empleando agonistas de la liberación de gonadotrofinas y 19 usando antagonistas. Se observó un aumento significativo en la tasa anualizada de brotes en los tres meses siguientes a la FIV, comparados con los tres meses previos y con un periodo control un año antes. Se encontró asociación significativa entre el aumento de la tasa de brotes y el empleo de agonistas, así como con el fracaso de la FIV.

Temporal evolution of remission following multiple sclerosis relapse and predictors of outcome

Hirst CL, Ingram G, Pickersgill TP, Robertson NP
Multiple Sclerosis 2012 August;18(8):1152-8.

Se presentan los datos de un estudio prospectivo recogiendo datos de 226 brotes en una cohorte de 144 pacientes, realizando evaluaciones de discapacidad, incluyendo Expanded Disability Status Scale (EDSS), 10-m Timed Walk, 9-Hole Peg Test (9HPT), y Multiple Sclerosis Impact Scale (MSIS-29) basalmente, y a los 2, 6 y 12 meses tras el brote. 82 de los pacientes completaron el año de seguimiento sin presentar otro brote. De los brotes recogidos, el 30% fueron graves (cambio en la EDSS>2.0), de los cuales el 11% no se recuperaron por completo. Todos los pacientes mostraron una mejoría significativa en la evaluación de los dos meses, pero tanto 9HPT como MSIS-29 continuaron mostrando mejoría adicional hasta la evaluación final a los 12 meses. El tiempo medio hasta el siguiente brote fue de 382 días. El único predictor de la severidad del brote fue la menor edad. Aun así, la edad elevada y la gravedad inicial del brote fueron predictores de una mala evolución. Estos datos muestran que la mayoría de la recuperación tras un brote sucede en los dos primeros meses, pero que una mejoría más sutil puede tener lugar hasta más allá de los 12 meses en algunos pacientes.

Impact of pregnancy on conversion to clinically isolated syndrome in a radiologically isolated syndrome cohort

Lebrun C, Le Page E, Kantarci O, Siva A, Pelletier D, Okuda D
Multiple Sclerosis 2012 September;18(9):1297-302.

Se pretende investigar el impacto del embarazo en estadios presintomáticos de la EM. Se realiza un estudio prospectivo, longitudinal, observacional en 60 mujeres con un Síndrome Radiológico Aislado (RIS), con un seguimiento de 7 años. Durante este tiempo, 7 mujeres quedaron embarazadas. Se realiza una comparación de sus datos clínicos y radiológicos con el resto de pacientes con RIS, estratificándolas por edad. En el grupo con embarazo, el tiempo hasta el primer evento clínico fue significativamente menor, de 15,3 meses (10-18) respecto al resto, que fue de 35,7 meses (8-76), con una diferencia absoluta de 20,4 meses (p<0.05). El número medio de lesiones activas en las RM secuenciales fue significativamente mayor en el grupo de pacientes con embarazo (3.2±1.7) comparado con el otro (1.8±0.6). El riesgo de conversión clínica de las pacientes con RIS y la actividad nueva en RM parece estar influida negativamente por el embarazo.

Premorbid physical activity predicts disability progression in relapsing-remitting multiple sclerosis

Motl RW, Dlugonski D, Pilutti L, Sandroff B, McAuley E
Journal of Neurological Sciences 2012 December 15;323(1-2):123-7.

Este trabajo pretende analizar la utilidad del nivel de actividad física previa a desarrollar la enfermedad, como predictor de la evolución de la discapacidad en 24 meses, en pacientes con EM. Se realiza en un grupo de 269 pacientes una evaluación basal de discapacidad, variables clínicas, datos demográficos y datos de actividad física actual y pasada. La evaluación de discapacidad se realiza cada seis meses durante el periodo de 24 meses. Se analizan los resultados mediante un Modelo de Curva de Crecimiento Latente (LGCM condicional e incondicional). La LGCM incondicional muestra un incremento significativo, lineal, en los datos de discapacidad a lo largo del seguimiento (p=0.0015). La LGCM condicional indica que la actividad física premórbida predice de forma significativa el cambio lineal en la discapacidad. Los resultados son negativos para actividad física actual, edad, género, duración de la enfermedad y tratamiento con fármacos modificadores. El resultado de este estudio remarca la posible capacidad de la actividad física previa al inicio de la enfermedad para disminuir la progresión de la discapacidad a lo largo del tiempo en pacientes con EM. Serían necesarios estudios adicionales sobre la realización de actividad física tras el diagnóstico de EMRR para reforzar la reserva fisiológica y prevenir la progresión de la discapacidad.

Fatigue and heat sensitivity in patients with multiple sclerosis

Bol Y, Smolders J, Duits A, Lange IM, Romberg-Camps M, Hupperts R
Acta Neurologica Scandinavica 2012 December; 126(6):384-9.

La fatiga es uno de los síntomas más frecuentes y problemáticos de la EM, y el calor con frecuencia puede actuar como desencadenante. Se estudia la relación entre fatiga, sensibilidad al calor y temperatura ambiental, y su especificidad para la EM. Se comparan 88 pacientes de EM con 76 pacientes con colitis ulcerosa, otra enfermedad crónica autoinmune. La mayoría de los pacientes con EM presentaron fatiga con sensibilidad al calor, comparados con los pacientes con colitis ulcerosa (53,4% versus 35,5%, p=0.016). Sin embargo, los pacientes que tenían sensibilidad al calor presentaban la misma fatiga que los que no. Los datos climatológicos, incluyendo la temperatura diurna y la cantidad de luz ultravioleta ambiental no se relacionaron con la fatiga en ninguno de estos dos grupos de pacientes. Estos hallazgos sostienen la teoría de que la sensibilidad al calor respecto a la fatiga tiene un componente especifico en la EM. Aunque los pacientes refieren relación entre la temperatura ambiental y la fatiga, la evaluación objetiva de los datos climatológicos no pudo confirmar este hecho.

Epidural analgesia and cesarean delivery in multiple sclerosis post-partum relapses: the Italian cohort study

Pastò L, Portaccio E, Ghezzi A, Hakiki B, Giannini M, Razzolini L, Piscolla E, De Giglio L, Pozzilli C, Paolicelli D, Trojano M, Marrosu MG, Patti F, La Mantia L, Mancardi GL, Solaro C, Totaro R, Tola MR, Di Tommaso V, Lugaresi A, Moiola L, Martinelli V, Comi G, Amato MP.
BMC Neurology 2012 December 31;12:165.

Este estudio analiza el impacto de la anestesia epidural y el parto por cesárea en el riesgo de desarrollar un brote en el postparto y en la progresión de la discapacidad en mujeres con EMRR. Dentro de un estudio italiano prospectivo sobre la seguridad de los inmunomoduladores en el embarazo, se incluyeron todos los embarazos recogidos entre 2002 y 2008 en las mujeres con EM seguidas de forma regular en 21 centros de EM de Italia. Se recogieron datos de 423 embarazos en 415 pacientes, de los cuales 349 llegaron a término, con un seguimiento de al menos un año (5.5±3.1 años). En 155 pacientes (44,4%) se realizó cesárea y en 65 (18,5%) anestesia epidural. Ninguna de las dos cosas se correlacionó con tener un brote en el postparto. La aparición de un brote en el postparto se relacionó con una mayor EDSS antes de la concepción (OR=1.42; IC 95% 1.11-1.82; p=0.005), con un mayor número de brotes en el año antes (OR=1.62; IC 95% 1.15-2.29; p=0.006) y durante el embarazo (OR=3.07; IC 95% 1.40- 6.72; p=0.005). De igual forma, la anestesia epidural y el parto por cesárea no se relacionaron con la progresión de la discapacidad en el postparto. El único dato que se relacionó con la discapacidad en el postparto fue la aparición de brotes en el año posterior al parto (OR=4.00; IC 95% 2.0-8.2; p<0.001). Según estos hallazgos, la anestesia epidural y el parto por cesárea no se relacionan con la discapacidad ni los brotes postparto, por lo que pueden aplicarse con seguridad en las pacientes con EM. Por otro lado, los brotes postparto se asocian de forma significativa con el aumento de la discapacidad, remarcando la necesidad de tratamientos preventivos tras el parto.

Radiologically isolated syndrome - incidental magnetic resonance imaging findings suggestive of multiple sclerosis, a systematic review

Bol Y, Smolders J, Duits A, Lange IM, Romberg-Camps M, Hupperts R
Multiple Sclerosis 2013 March;19(3):271-80.

Al aumentar la disponibilidad de la RM también han aumentado los hallazgos incidentales. Se habla de Síndrome Radiológico Aislado cuando encontramos una RM con lesiones sugestivas de EM en pacientes asintomáticos, sin datos patológicos en la exploración. La mitad de estos pacientes se realizan la RM por cefalea, y en algunos se puede encontrar un deterioro cognitivo subclínico similar al observado en pacientes con EM. No se encuentran diferencias respecto a los pacientes en las medidas de RM. Aproximadamente dos tercios de los pacientes con RIS mostraron progresión radiológica y un tercio desarrollaron síntomas neurológicos durante el seguimiento medio de hasta cinco años. Las lesiones de médula cervical son predictores importantes de conversión clínica. El manejo de estos pacientes ha de ser individualizado, y el empleo de fármacos modificadores es controvertido. Serán necesarios más estudios para determinar la prevalencia y pronóstico a largo plazo del Síndrome Radiológico Aislado y definir el papel de los fármacos modificadores de la enfermedad en su tratamiento.

Cognitive impairment differs between primary progressive and relapsing-remitting MS

Ruet A, Deloire M, Charré-Morin J, Hamel D, Brochet B.
Neurology 2013 April 16;80(16):1501-8.

El objetivo del trabajo es presentar los datos de un estudio realizado para caracterizar las capacidades cognitivas en los pacientes con esclerosis múltiple primaria progresiva y recurrente-remitente, comparados con controles sanos pareados por edad, sexo y nivel educacional. Se reclutaron 41 pacientes con EMPP, 60 con EMRR y 415 controles sanos. Los controles fueron divididos en 20 grupos según edad, sexo y nivel educativo. A todos los participantes se les realizó una amplia batería de test neuropsicológicos, incluyendo una versión modificada del Brief Repeatable Batery, el test de Stroop, test computerizados del Test of Attentional Performance battery, the numerical span test y la figura compleja de Rey. Los pacientes con EMPP obtuvieron resultados peores que sus controles sanos pareados en casi todos los test neuropsicológicos. Los EMRR fueron peores que sus controles en el test de alerta, tiempo de reacción para escaneado visual y test de 3 segundos del Paced Auditory Serial Addition. Los pacientes con EMPP tenían peores resultados y más discapacidad en los dominios cognitivos que aquellos con EMRR. Los pacientes con EMPP presentan un amplio rango de déficits cognitivos en velocidad de procesamiento de información, atención, memoria de trabajo, función ejecutiva y memoria episódica verbal, mientras que la afectación cognitiva en pacientes con EMRR está limitada únicamente a la velocidad de procesamiento de información y la memoria de trabajo. La afectación cognitiva en los pacientes con EMPP es más amplia, afectando a casi todos los dominios cognitivos.

Risk of multiple sclerosis following clinically isolated syndrome: a 4-year prospective study

D’Alessandro R, Vignatelli L, Lugaresi A, Baldin E, Granella F, Tola MR, Malagù S, Motti L, Neri W, Galeotti M, Santangelo M, Fiorani L, Montanari E, Scandellari C, Benedetti MD, Leone M.
Journal of Neurology 2013 June;260(6):1583-93.

En este estudio se pretende estimar la tasa de conversión de los pacientes con un síndrome clínico aislado (CIS) en EM, e investigar las variables que predicen esta conversión en una cohorte de pacientes con síntomas sugestivos de EM. Se incluyeron aquellos pacientes con un primer síntoma sugestivo de EM en los seis meses previos en los que se excluyó otra enfermedad, en un estudio observacional prospectivo desde diciembre de 2004 a junio de 2007. La conversión a EM según los criterios de McDonald y los criterios de EM clínicamente definida se recogió de forma prospectiva hasta marzo de 2010. Se incluyeron 168 pacientes, 122 de los cuales convirtieron a EM según McDonald y 81 según los criterios clásicos para clínicamente definida. La probabilidad de conversión fue del 57% según McDonald y del 36 según los criterios de EM clínicamente definida. Tras un análisis multivariable, aquellas que se relacionaron con la conversión según McDonald fueron la edad y la positividad para los criterios de Barkhof. Para la conversión a EM clínicamente definida según Poser fueron la edad, la positividad para los criterios de Barkhof y la ausencia de tratamiento modificador. En este estudio de cohortes prospectivo, la tasa de conversión estaba en el rango de los estudios observacionales anteriores, y fue menor que en los brazos placebo de los estudios randomizados. Se confirma el valor pronóstico de la RM junto con el papel protector de los tratamientos modificadores de la enfermedad.

Health-related quality of life as an independent predictor of long-term disability for patients with relapsing-remitting multiple sclerosis

Baumstarck K, Pelletier J, Butzkueven H, Fernández O, Flachenecker P, Idiman E, Stecchi S, Boucekine M, Auquier
European Journal of Neurology 2013 June;20(6):907-14.

Los factores que predicen la discapacidad a largo plazo en los pacientes con EMRR son bien conocidos, pero estos no explican por completo la progresión de la discapacidad, existiendo pocos estudios que hayan evaluado el valor predictivo de la calidad de vida. Se pretende en este trabajo valorar la capacidad del nivel inicial de calidad de vida para predecir los cambios en la discapacidad en los pacientes con EM, y determinar si los cuestionarios específicos para EM predicen estos cambios con mayor exactitud que los genéricos. Se trata de un estudio multicéntrico, multi-regional y longitudinal, en el que se incluyeron pacientes con EMRR y una EDSS menor de 7.0. Se recogieron los datos sociodemográficos y clínicos basalmente, y cada 6 meses durante 24 meses se realizaron cuestionarios de calidad de vida (MusiQol y SF-36). Tras los 24 meses de seguimiento se clasificaron en dos grupos según la evolución de la discapacidad, en pacientes con empeoramiento o sin empeoramiento. Se reclutaron 526 pacientes: 386 sin progresión (83,7%) y 75 (16,3%) con progresión tras 24 meses. Las dimensiones del MusiQoL que evalúan las actividades de la vida diaria y la relación con los trabajadores de la salud resultaron predictores independientes del cambio de la EDSS tras 24 meses. La dimensión relacionada con la función física del SF-36 predijo de forma independiente el cambio en la discapacidad a los 24 meses. Los niveles basales reportados por el paciente de calidad de vida proporcionan información pronóstica adicional sobre la discapacidad en EM mas allá de los factores tradicionales clínicos o sociodemográficos. Estos hallazgos refuerzan la importancia de incorporar la autoevaluación del paciente de su nivel de calidad de vida en el control de los pacientes y de los efectos del tratamiento.

Cognitive impairment among different clinical courses of multiple sclerosis

Brissart H, Morele E, Baumann C, Perf ML, Leininger M, Taillemite L, Dillier C, Pittion S, Spitz E, Debouverie M
Neurological Research 2013 October;35(8):867-72.

No existe aún consenso sobre los perfiles de deterioro cognitivo en la EM dependiendo de la duración de la enfermedad y su variante. El objetivo fundamental de este trabajo es describir el deterioro cognitivo en las etapas iniciales de la EM, y secundariamente comparar el desempeño cognitivo en los pacientes con EMRR, SP y PP. Se incluyeron 128 pacientes con EM y 63 controles sanos, clasificándolos en cinco grupos: EM inicial (<3 años), EM tardía (>10 años), SP, PP y controles sanos. Se realizó una evaluación neuropsicológica incluyendo velocidad de procesamiento de información, memoria de trabajo, memoria verbal episódica y funciones ejecutivas. Comparando con controles sanos, en los pacientes con EM inicial se encontró empeoramiento en la fluencia fonémica. En la tardía, apareció enlentecimiento de la velocidad de procesamiento de la información y deterioro de la memoria de trabajo y la fluencia fonémica. En las formas progresivas, los déficits aparecen en la memoria verbal episódica, en memoria de trabajo, flexibilidad, fluencia fonémica y semántica y enlentecimiento de la velocidad de procesamiento de la información.

Evaluating the effects of amantadin, modafinil and acetyl-L-carnitine on fatigue in multiple sclerosis-result of a pilot randomized, blind study

Ledinek AH, Sajko MC, Rot U.
Clinical Neurology and Neurosurgery 2013 December;115 Suppl 1:S86-9.escala modificada de impacto de la fatiga (MFIS)

La fatiga afecta a más del 60% de los pacientes con EM, y es uno de los síntomas más problemáticos de la enfermedad. Actualmente las opciones de tratamiento incluyen amantadina, modafinilo y acetil L-carnitina. En este estudio se compara la eficacia de estos fármacos frente a placebo en pacientes con EM. Se incluyeron sesenta pacientes con EM y fatiga, con discapacidad en la escala EDSS menor o igual a 5.5. Se asignaron para recibir durante un mes amantadina 200 mg, carnitina 2 g, modafinilo 200 mg o placebo. La eficacia se evaluó mediante la escala modificada de impacto de la fatiga (MFIS). De los pacientes incluidos, 39 eran mujeres, la edad media fue de 38 ± 6.7 años, y la duración de la enfermedad de 6.6 ± 1.2 años. En el grupo que recibió amantadina, la puntuación en la MFIS al mes fue significativamente menor (diferencia media = 17.3, p=0.001). También se encontró tendencia a menores puntuaciones en MFIS en el grupo de L-carnitina, pero sin significación estadística (diferencia media = 12.4, p=0.05). Este estudio concluye que el tratamiento con amantadina durante un mes mejora significativamente la fatiga evaluada mediante MFIS en los pacientes con EM, no siendo así con modafinilo o L-carnitina.

Último número

Desgargar PDF